CIDH insta a investigar violencia

A través de un comunicado publicado en su página oficial, la CIDH expresa su preocupación por el aumento reportado de la situación de violencia que sufren los indígenas miskitos en Nicaragua.

El conflicto por la tierra ha llevado a comunitarios miskitos a armarse, aunque el gobierno negó que exista un conflicto en el Caribe. LA PRENSA/ARCHIVO

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instó este martes 23 de febrero al Estado de Nicaragua a investigar “con debida diligencia” los hechos de violencia ocurridos en los territorios indígenas del Caribe Norte, para identificar y sancionar a las personas responsables. Esto —dice la CIDH— tiene el fin de evitar que estos hechos se repitan y para que puedan atender sus causas.

También le aconseja la CIDH al Gobierno de Nicaragua concertar con las comunidades indígenas miskitas afectadas, para adoptar a lo inmediato las medidas necesarias que protejan y garanticen la vida e integridad personal de sus miembros.

A través de un comunicado publicado en su página oficial, la CIDH expresa su preocupación por el aumento reportado de la situación de violencia que sufren los indígenas miskitos en Nicaragua.

Y recuerda que, a pesar del otorgamiento de las medidas cautelares y ampliación de las mismas a favor de varias de las comunidades miskitas, en Waspam, a la fecha no ha habido respuesta de parte del gobierno.

Ese organismo menciona que de acuerdo a la información recibida durante los últimos cuatro meses, han sido asesinados seis indígenas, decenas de ellos han resultado heridos, otros diez secuestrados, tres mujeres abusadas sexualmente, viviendas y cultivos quemados, mientras las comunidades permanecen en hostigamiento y amenazas que han llevado a muchas familias indígenas a un desplazamiento forzoso.

La CIDH señala que esta situación fue motivo de un pronunciamiento por parte de la relatora especial de las Naciones Unidas para los derechos de los pueblos indígenas, Victoria Tauli-Corpuz.

“La comisión observa con preocupación que estos actos son parte de un contexto caracterizado por un conflicto territorial. La información recibida indica que terceras personas, conocidas como ‘colonos’, estarían ingresando al territorio ancestral del pueblo miskitu”, apunta la CIDH.

“Esta situación se da en un contexto de falta de implementación de reconocimiento oficial de la propiedad indígena sobre sus territorios ancestrales, y por la concesión de obras y proyectos en territorio ancestral del pueblo miskitu sin cumplir con la obligación de realizar una consulta previa, libre e informada”, dice la CIDH.

TAMBIÉN AMNISTÍA INTERNACIONAL

El informe anual emitido por Amnistía Internacional, también resalta que los grupos indígenas y afrodescendientes están entre los sectores poblacionales que en Nicaragua sufren intimidación y hostigamiento, tanto por la invasión de tierras como por oponerse contra el proyecto del Canal Interoceánico promovido por el gobierno. Menciona que según el Centro por la Justicia y los

Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua, entre 2013 y 2015, 24 indígenas miskitos fueron asesinados, otros treinta sufrieron agresiones y centenares tuvieron que desplazarse.

Al tiempo que retoma informaciones del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), en cuanto a que los grupos indígenas, afrodescendientes y de otro tipo, quienes el año pasado protestaban contra la construcción del Canal Interoceánico fueron objeto de intimidación, ataques y detenciones arbitrarias.

DERECHOS

En su documento la CIDH recuerda que “los pueblos indígenas y tribales tienen derecho a gozar del control efectivo de sus territorios y a verse libres de interferencias de personas que procuran mantener o tomar el control de sus territorios mediante violencia”.

La comisión reitera la responsabilidad de los Estados en estos casos para proteger a los pueblos indígenas. “Este deber de protección se ve acentuado en situaciones conocidas de conflictos territoriales con terceros y en donde los retrasos en el saneamiento y la demarcación tienen el potencial de generar conflictos”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: