Sepultan a norteamericano asesinado en Costa Rica

Dirrk Bouchamp es una de las víctimas de la masacre en Matapalo, Guanacaste, cometida supuestamente por el nicaragüense Michael Adrián Salmerón Silva.

Costa Rica,Asesinato,Nicaragua

Adrián Salmerón Silva es señalado del crimen contra cinco personas en Costa Rica, entre ellos el norteamericano Dirrk Bouchamp. LA PRENSA/W. Narváez

Este jueves 25 de febrero fue sepultado en un cementerio del centro de Costa Rica, el estadounidense de 57 años, Dirrk Bouchamp, una de las víctimas de la masacre en Matapalo de Guanacaste, norte del país y el último a quien cercanos le realizaron funerales.

Bouchamp era el esposo de Yeimy Jéssica Durán Guerra, de 39 años;  padre de Allison, de 12 años; Jack, de 8 años y Shantal de 6 años; todos asesinados hace dos semanas en la casa de Matapalo donde también vivían el principal sospechoso de la matanza, el nicaragüense Michael Adrián Salmerón Silva, de 23 años y detenido en Nicaragua.

Según la embajada de Estados Unidos en Costa Rica, fue imposible encontrar en su país a familiares de Bouchamp, por lo cual fue sepultado antes del mediodía de este jueves en el cementerio La Piedad, en Heredia, el mismo donde quedó el resto de la familia.

El cuerpo fue entregado a la madre de Yeimy Jéssica, la señora Ana Rosa Guerra, quien se encargó de sepultarlo en el nicho que donó La Piedad. “Yo a mi yerno lo quise como un hijo, fue un excelente esposo, amigo, yerno y sobre todo buen padre”, dijo la señora.

Al sepelio fueron familiares y amigos de Durán Guerra, y la abogada familiar, Rocío Cortés, quien dijo que todo este tiempo ha sido “durísimo” para la familia de Guerra, pero que afortunadamente ya el norteamericano descansa en paz a lado de sus hijos.

En tanto, las dos menores sobrevivientes están bajo protección del Patronato Nacional de la Infancia (PANI). Una de 7 meses de nacida, se encuentra mediante cuido directo de un albergue para estas situaciones del PANI.

La menor de 4 años permanece con atenciones especiales en el Hospital Nacional de Niños, pero siempre con la observación del Patronato. La abuela paterna de ellas, doña Ana Rosa, ha pedido la protección de ellas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: