Gabriela García: “Queremos caminar en paz”

Gabriela García, vocera del Movimiento Democrático Nicaragüense, habla de los recientes ataques de los que fue víctima junto a su esposo Carlos Bonilla, de la forma en que continuarán su lucha y del objetivo que tienen.

Managua, Nicaragua. 03/03/2016. Gabriela Garcia, vocera del Movimiento Democrático Nicaragüense (MDN). Oscar Navarrete/LA PRENSA.

Gabriela García, vocera del Movimiento Democrático Nicaragüense (MDN). LA PRENSA/Oscar Navarrete

Gabriela García ha estado en el “ojo del huracán” casi desde que inició su vida de activista política en Nicaragua. En el 2012 un grupo de jóvenes la invitó a unirse a una protesta singular. Se llamaba el Campamento de la Dignidad y con champas se instaló frente al Consejo Supremo Electoral para exigir elecciones libres y transparentes.

Unos días después fueron atacados por quienes ellos identificaron como trabajadores de la Alcaldía de Managua y miembros del Frente Sandinista. García salió golpeada, pero de ese escenario de violencia nació su historia de amor con Carlos Bonilla, otro activista que el 26 de febrero pasado fue atacado violentamente cuando salía de su casa y ahora tiene siete heridas en el cuerpo que están sanando lenta y dolorosamente.

Después del reciente ataque, García dice que no detendrán su lucha. Temen por su vida, pero considera que si no continúan darán un mal ejemplo a la sociedad nicaragüense. De eso habla en esta entrevista con Domingo y también sobre el trabajo que hacen como activistas políticos en el país, algunos de los resultados de la encuesta que estuvieron haciendo en semanas anteriores, el financiamiento del Movimiento Democrático Nicaragüense y un poco de su vida al lado de Carlos Bonilla.

¿Hace cuánto tiempo conoció a Carlos Bonilla?

Me llamaron porque iba a haber una huelga de hambre frente al Consejo Supremo Electoral y me propusieron que fuera. Si iba sería la única mujer, y ahí lo conocí, en el Campamento de la Dignidad y de ahí fue que nos enamoramos, hace como cuatro años. Me casé con él y ahora tenemos dos hijas.

Ustedes han tenido problemas con el PLI. No los dejaron entrar al partido. ¿Por qué?

En principio Carlos había querido entrar al partido, pero no sé por qué motivos no fue aceptado. Pero la idea de nosotros es que haya unidad, y una unidad honesta sin estar pensando “si entra este me va a quitar mi puesto”, sino una unidad patriótica que se haga porque las cosas cambien. Por ejemplo, yo siempre he dicho que en el campo la gente se está armando y eso es una realidad, pero ¿por qué la gente se está armando? ¿Será que los políticos opositores que nos están representando en los diferentes poderes del Estado no están haciendo bien su trabajo?

En esa insistencia que ustedes han tenido, los han llegado a acusar que son infiltrados del FSLN, cuando estuvieron en los “miércoles de protesta” esa era una de las cosas que se mencionaba.

El celo político te puede llegar a tal grado de hacer especulaciones con el fin de que la lucha se desvirtúe. Por ejemplo, yo vengo del PLC, nunca he estado afiliada a ningún partido. Lo que nosotros hemos hecho es buscar cómo hacer acciones para cambiar la manera de hacer política en Nicaragua. Si te das cuenta son especulaciones. Pero el problema es que estos celos políticos nos hacen daño a nosotros mismos porque en vez de unir esfuerzos y que la población vea que hay una unidad donde sea, lo que hacen más bien es que los medios oficialistas se empoderen más y crezcan. Mientras nosotros estamos ocupados matándonos a nosotros mismos ellos están creciendo.

Esta no es la primera vez que los agreden a ustedes, ¿creen que esto ha ido escalando?

La primera agresión fue cuando estuvimos en el Campamento por la Dignidad y nos sacaron a las 3:00 de la mañana con violencia. Inclusive, en este incidente (del 26 de febrero) los vecinos agarraron a dos de los delincuentes que nos agredieron y la Policía llegó y se los llevó. Hay vecinos que los identificaron: uno es trabajador de la Alcaldía de Managua y otro es un huelepega del (mercado Roberto) Huembes. Este gobierno está utilizando a los trabajadores para mandar a matar a la gente por el hecho de considerarlos una amenaza. Porque defienden la democracia. Yo no le veo sentido que este gobierno esté actuando de una manera tan atroz.

Lo que ustedes iban a presentar era una encuesta ¿cree que esa encuesta fue la motivación para atacarlos de esa forma?

Son un sinnúmero de hechos. Por ejemplo, nosotros no tenemos recursos para pagar una encuestadora. Lo que ellos no aceptan es la mística, están acostumbrados a lidiar con gente que tiene precio y nosotros no tenemos precio. Nosotros como jóvenes hemos despertado a otros jóvenes y han hecho las acciones que nosotros estamos haciendo. Y la gente a pesar de su ideología política está en contra de que este poder del Estado tan importante para la democracia, para la economía, para el entorno del país, esté siendo administrado por funcionarios que han dejado mucho que desear en los últimos veinte años. Entonces, lógicamente a ellos no les conviene que surja una generación nueva de políticos donde no tengan precio.

¿A ustedes no les da miedo que los vayan a matar en algún momento?

Uno como ser humano tiene temor. Pero el problema es eso que si nosotros como políticos, como luchadores de la democracia, decimos ok hasta aquí nomás, estaríamos dando un mal ejemplo a los nicaragüenses. Nos provoca ganas de seguir, no queremos que vengan más Carlos y que así esto vaya creciendo.

¿Qué están dispuestos a sacrificar?

Nosotros queremos que las cosas cambien de una sola vez. Lamentablemente nos sucedió esto, pero hemos notado que con esto que pasó las personas han reaccionado de una manera impresionante en repudio y no solo los liberales sino los mismos sandinistas. El mismo sandinista que pensaba que este gobierno hacía las cosas bien repudió esto. Eso es una clara imagen que el poblador nicaragüense está cobijado bajo la bandera azul y blanco y no quiere que haya derramamiento de sangre, simple y sencillamente porque un gobierno está aferrado al poder.

¿Ustedes qué planean hacer para protegerse y a su familia de lo que pueda surgir a partir de ahora?

El Gobierno es responsable de nuestras vidas, si nos pasa algo el Gobierno es el causante. El Gobierno tiene el deber de garantizar la seguridad de todos los ciudadanos sin importar si están de acuerdo con su forma de actuar.

¿Ustedes no han tomado o no van a tomar ninguna medida de precaución?

Por supuesto, pero por el momento Carlos está en cuidado porque son siete heridas las que tiene en su cuerpo y estamos cuidándolo. Pero nosotros queremos caminar en las calles en paz, nosotros no queremos que nuestras hijas sientan temor de caminar en las calles porque les puede pasar algo y ese es un llamado a todas las autoridades, porque no es un caso aislado, le puede pasar a cualquiera. Pero nosotros llamamos a que no hay que tener miedo, sino que al contrario nos sirva de experiencia para que nos involucremos más en las situaciones que están pasando en el país. Porque de lo contrario que cada quien emigre, se vaya del país. Nosotros pudiéramos irnos del país, porque el acto fue político, pero yo quiero que mis hijas crezcan en la tierra donde nacieron.

Managua, Nicaragua. 03/03/2016. Gabriela Garcia, vocera del Movimiento Democratico Nicaraguense (MDN) y esposa de Carlos Bonilla presidente del movimiento quien sufriera un atentado criminal por delincuentes encapuchados en su vecindario. Oscar Navarrete/LA PRENSA.

¿Continuarán con las protestas y las encuestas?

Nosotros estamos haciendo un llamado en general a toda la juventud, a todos los nicaragüenses que están inconformes con las cosas. Como dice el papa, el miedo entume y no hay que tener miedo. Aparte de eso, si las cosas no están bien hay que hacer líos, buscar soluciones y este gobierno no entiende desde la casa, entiende desde las calles.

¿Ustedes creen que esto podría escalar a un punto donde llegue una situación como la de Venezuela, donde hay mucha violencia?

La mayor responsabilidad la tiene el Gobierno, si un gobierno quiere estabilidad va a buscar diálogo con todos los sectores. Si un gobierno quiere guerra, quiere violencia va a fomentar de que las clases que no piensen como ellos, a la falta de diálogo, se revelen contra ellos.

¿Ustedes creen que esto es un punto de partida para que lleguen a ese nivel?

Yo creo que se puede llegar a un punto de ese nivel si el Gobierno no pone las reglas en su lugar. El Gobierno es responsable de cualquier tipo de violencia que se dé en el país. Si un gobierno no respeta la institucionalidad el pueblo se cansa, el pueblo se hastía. Esa es la historia y nosotros no estamos para repetir la historia. Pasamos una revolución que lamentablemente lo que trajo consigo fue la misma ambición que en el pasado criticaban ellos mismos. Nosotros como movimiento estamos luchando para que se acabe esa cultura política de sed de poder, de no respetar el voto. Que aquí gane la mejor propuesta de gobierno, que no gane la imposición ideológica de un partido.

De todas estas manifestaciones que han hecho en los “miércoles de protesta”, ¿qué creen ustedes que han logrado?

Hemos logrado que la población se manifieste de alguna manera. Por ejemplo, la población está repudiando, está diciendo que basta ya de Roberto Rivas. ¿Si en veinte años no nos ha dado un resultado positivo por qué aguantarlo veinte años más? ¿Por qué los nicaragüenses tenemos que pagar las ambiciones políticas de un partido? ¿Cuál es la lógica? Dentro de las encuestas había una pregunta muy clave, un 81 por ciento no cree en el poder electoral. También decían que no quieren cambiar un gobierno por la vía armada sino a través de la decisión de la mayoría. Asimismo, decían de la oposición, quieren algo nuevo, pero aún no ven qué.

¿Cuáles son las estrategias a seguir ahora?

Organizarnos como movimiento, motivar a los jóvenes a que se manifiesten, a que voten por la mejor propuesta y crecer como movimiento hasta volvernos una alternativa.

¿Cuántos miembros tiene el movimiento?

Es un movimiento pequeño porque no tenemos recursos, nos movemos bastante en las redes sociales. Tenemos directivas en Río San Juan, Boaco, Carazo, somos como tres mil organizados.

¿Cómo financiaron la encuesta?

La tabuló una empresa por medio de un vecino que es director ejecutivo de esa empresa y ellos por el fortalecimiento de la democracia apoyan. Y para las encuestas, nosotros tuvimos que imprimirlas y salimos a llenarlas.

¿Reciben recursos de algún partido político?

No, de hecho cuando nosotros empezamos los “miércoles de protesta” empezamos diez jóvenes. Nosotros invitamos a todos los partidos de manera formal y gracias a Dios salieron a la calle, que era el objetivo. Aunque, lamentablemente, hubo estrategias donde no les interesaba al Gobierno que esos “miércoles de protesta” crecieran, nosotros hemos utilizado el “risa-activismo” porque parodiamos, hacemos cualquier tipo de acciones donde el poblador mira que estás haciendo una protesta le llama la atención y no estás utilizando morteros ni haciendo vandalismo.

Hace un año Carlos Bonilla me dijo en una entrevista que le interesaba ser diputado, ¿usted también está interesada en alguna candidatura?

No, esto no es de curules. Esto es de cambiar el país, nosotros no debemos aspirar a diputaciones, debemos aspirar a gobernar. El que aspira a curules se queda con ese sentimiento de querer ser y no fue. Nosotros queremos ser gobierno. Queremos que haya un gobierno demócrata en el país para que respete todas las garantías, independientemente de su ideología política. Aquí el ciudadano siente miedo de ir a la Alcaldía y decir que es liberal porque siente que no es igual. Durante el gobierno demócrata no se percibía ese ambiente tan hostil de la población. Ahora hay un bullying político y no se limita a las instituciones sino a las escuelas, las secundarias.

Plano personal

Gabriela García tiene 31 años. Está casada y tiene dos niñas, una de dos años y medio y otra de ocho meses.
En sus comienzos fue miembro de la juventud del Partido Liberal Constitucionalista.
Salió del PLC para hacer vida de activista y actualmente es la vocera del Movimiento Democrático Nicaragüense.
Dice que no busca un cargo público y su lucha es para que el pueblo pueda gobernar.
Tiene estudios en Diplomacia y Ciencias Políticas de la UNAN Managua.
También es licenciada en Computación.
Además de hacer activismo político, también trabaja junto con su esposo en publicidad y diseño gráfico.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: