Población de murciélagos frugívoros en Nicaragua va en declive

Los murciélagos cumplen con importantes funciones ambientales que van desde el control de plagas de insectos hasta la polinización de plantas. Sin embargo, de las 109 especies que hay en Nicaragua, 14 están en riesgo.

Gran parte de la población de murciélagos de Nicaragua es insectívora y frugívora, es decir, se alimentan de insectos, como zancudos o de frutas como almendras y mangos. LA PRENSA/ARCHIVO

Aunque a muchas personas les causan temor, los murciélagos cumplen funciones ambientales como el control de plagas, la polinización de flores e incluso la regeneración de bosques enteros.

En Nicaragua, existen 109 especies de murciélagos, de estos, 14 se encuentran en riesgo y 9 se encuentran amenazadas, principalmente por la destrucción de sus hábitats.

Según Arnulfo Medina Fitoria del Programa para la Conservación de los Murciélagos de Nicaragua (PCMN) el 70 por ciento de las especies que hay en Nicaragua son insectívoros, el 25 por ciento frutívoros y nectarívoros, y el resto son carnívoros y hematófaros, es decir que se alimentan de sangre de mamíferos.

Esa gran mayoría de murciélagos que se alimentan de insectos, según Medina Fitoria, son los encargados de controlar plagas y la proliferación de mosquitos como el zancudo o los chayules.

“Pueden llegar a comer casi la mitad de su peso en insectos, eso viene a ser entre tres mil y diez mil insectos por noche, depende del tamaño del murciélago. Dentro de estos insectos van zancudos, chayules, mariposas nocturnas”, detalló Medina Fitoria.

Un lugar donde habitan una gran cantidad de murciélagos es en las cuevas del volcán Masaya. Según Medina Fitoria, ahí, hay una colonia de unos 40,000 murciélagos insectívoros, con ellos, el PCMN calculó que estos devoraron unas ocho toneladas de insectos en un año.

Sin embargo, los murciélagos que viven en cuevas son los que más peligro corren. Medina Fitoria aseguró que en las cuevas, “la gente llega, les pegan fuego y matan de todo. Los murciélagos pueden vivir hasta 20 años, pero tienen que esperar un promedio de dos años para poder alcanzar su madurez sexual, y se reproducen si encuentran pareja, sino no. Entonces si destruimos una colonia de murciélagos es muy difícil de regenerar”.

Es por esto que muchas de las especies que están en peligro viven en cueva y son insectívoros.
Además de las cuevas del volcán Masaya, otros lugares de colonias de murciélagos son las cuevas de Apaguajil en Estelí, El Abuelo en Rivas, el Cañón de Somoto en Madriz y en Bartola, Río San Juan.

REGULAN PLAGAS Y REPRODUCEN FLORA

Al ser la mayoría de los murciélagos que existen en el país, insectívoros y frutívoros, estos juegan un papel importantísimo en regular plagas de los cultivos en las zonas cercanas de la colonia donde vivan.

La reproducción de los murciélagos va muy de la mano con el control de las plagas de insectos. Medina Fitoria explicó que “por ejemplo, ahorita que termina el verano e inicia el invierno hay una explosión de insectos y precisamente ahí es donde nacen las crías de murciélago, porque las hembras tienen más alimento para darle a las crías”.

Sin embargo, factores como el cambio climático están afectando mucho esto, porque las plantas ya no están fructificando ni floreciendo en el tiempo que deberían, entonces los murciélagos paren sus crías pero no tienen con qué alimentarlas.

Sobre la función de los frutívoros, Medina Fitoria aseguró que cultivos como la pitahaya y el jícaro son un buen ejemplo de plantas polinizadas por los murciélagos.

Además de polinizar plantas, los murciélagos transportan semillas, esto los convierte en los principales reproductores de bosque.

“Si vos botas el bosque, a los meses empieza a nacer el tacotal, y eso es porque el murciélago lleva las semillas. Los murciélagos son los mejores reforestadores de bosques en la zona tropical de América”, apuntó Medina Fitoria.

EN RIESGO POR DESTRUCCIÓN DE BOSQUES

Medina Fitoria aseguró que la principal causa de que los murciélagos estén en riesgo es la destrucción de los bosques y el vandalismo de la gente hacia los murciélagos.

Otra amenaza que enfrentan los murciélagos es que, todos son considerados chupa sangre, sin embargo, Medina Fitoria explicó que en Nicaragua solo una de las 109 especies chupa sangre de mamíferos, que por lo general son vacas.
No obstante, en las zonas productivas, al hacer control de plagas, “matan a toditos los murciélagos. Y eso más bien hace daño, porque matan a murciélagos nectarivoros y polinizadores”, afirmó Medina Fitoria.

POBLACIONES EN DECLIVE

La población de murciélagos frugívoros en Nicaragua va en declive. Según Arnulfo Medina Fitoria del Programa de Conservación de Murciélagos de Nicaragua (PCMN) esto en parte se puede deber al efecto que produce el árbol de nim en estos animales.

“Creemos aunque no lo hemos comprobado científicamente, que el Nim está dejando estériles a los murciélagos”, dijo Medina Fitoria.

El especialista explicó que ya se ha demostrado que en otras especies el nim produce esterilidad y como el fruto de esta planta es consumido por los murciélagos, puede que esto genere la disminución drástica de la población.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: