Un minuto de ruido por educación inclusiva en Nicaragua

En el país hacen falta herramientas metodológicas y pedagógicas para que los maestros puedan adecuar sus contenidos de enseñanza a los estudiantes con discapacidad.

Alumnos de la Escuela Tomás Borge, de la urbanización Valle de Sandino, “tocaron la campana” este 10 de marzo a favor de la niñez con discapacidad. LA PRENSA/CORTESÍA LILIANE FOND

Este 10 de marzo Nicaragua se unió a la campaña “Toca la Campana”, que realiza la organización holandesa Liliane Fond en 30 países, la cual consiste en hacer un minuto de ruido para llamar la atención acerca de la importancia de que los niños con discapacidad puedan estudiar.

Lea: Educación aún no es inclusiva

Harold Urbina, coordinador nacional de la Fundación Liliane Fond dijo que en el país hacen falta herramientas metodológicas y pedagógicas para que los maestros puedan adecuar sus contenidos de enseñanza a los estudiantes de acuerdo al tipo de discapacidad que tengan.

“No hay que limitarse a que inclusión solamente sea tenga un estudiante con discapacidad en el aula de clases, que es lo que en algunos lugares todavía se hace”, señaló Urbina.

Lea: País en deuda con educación inclusiva

Además dijo que en algunas escuelas se pone en práctica la promoción automática, es decir pasar a un estudiante con discapacidad al siguiente nivel más que por un asunto de derecho por caridad o lástima

“Apenas 600 niños con discapacidad hubo en las escuelas en el 2015, pero eso es nuestro propio registro, y el Ministerio de Educación probablemente tenga una cifra más alta porque su entendimiento de inclusión es más amplio, y ahí se incluye a estudiantes que tienen algún tipo de riesgo o vulnerabilidad social”, subrayó Urbina.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: