Prevención es clave para evitar al gorgojo descortezador

Según expertos, si se realiza un correcto manejo del bosque, se podría realizar un trabajo de prevención adecuado.

El método de control más efectivo para la plaga del gorgojo descortezador que afecta a los bosques de pino, es el control y la supervisión de la salud de los bosques, coincidieron expertos.

Janja Eke, coordinadora subregional para Centroamérica del Consejo de Administración Forestal (FSC por sus siglas en inglés) afirmó que “la mayor medida que se puede utilizar es lo preventivo, es ahí donde radica el tema. El gorgojo afecta con más facilidad a bosques débiles. El problema es que en las áreas protegidas no se permite un manejo del bosque, no hay una prevención adecuada. Cuando vos no haces un saneamiento a tiempo, la plaga se desarrolla con mayor facilidad”.

Según el entomólogo Jean-Michel Maes, los bosques naturales de pinos son sujetos a ataques de diferentes plagas y esto es un fenómeno natural que permite el crecimiento de los robles.

Maes explicó que el ecosistema normal “no es pino sino mas bien pino y roble. El roble crece muy lento y requiere sol para crecer, el pino crece muy rápidamente y deja el roble sin luz. El hecho de tener factores limitantes a los pinos permite el crecimiento de los robles”.

Tanto Maes como Eke coincidieron en que los árboles una vez afectados se deben de cortar y formar un anillo de contención para evitar la propagación.

Sin embargo, el científico Jaime Incer Barquero, considera que la plaga del gorgojo descortezador es utilizada como excusa para la explotación maderera en áreas protegidas como la serranía Dipilto-Jalapa, y esto «está produciendo un problema de pérdida de la capacidad de esos territorios de capturar agua, de infiltrar agua y de reponer el agua de los ríos cada vez más escasos a consecuencia de los malos inviernos y de los cambios climáticos que estamos sufriendo».