Costa Rica devela cómo sería “Panchito”, el niño de nicaragüense desaparecido en Costa Rica

El menor desapareció la mañana del 28 de marzo de 2001, cuando salía del centro educativo ubicado en San Rafael Abajo de Desamparados, sur de San José, y desde entonces no se conoce su paradero.

Panchito 1Han pasado 15 años de la desaparición Francisco Sánchez Potosme, un niño de origen nicaragüense de entonces 6 años y conocido como “Panchito”. Hoy, según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), sería un joven de cabello negro, piel clara, cejas tupidas simulando un arco, ojos vivaces, orejas grandes y un rostro bien definido.

Los peritos de la Oficina de Retrato Hablado del Archivo Criminal del OIJ, basados en fotografías del menor y de familiares cercanos elaboraron un retrato con la proyección de cómo sería en la actualidad y a sus 22 años Panchito.

Con este trabajo el OIJ demuestra que la búsqueda del menor, ocurrida el día miércoles 28 de marzo de 2001, no está cerrada.

Los agentes destacados en la Sección Delitos Varios, iniciaron la búsqueda de “Panchito” desde entonces.

Los informes preliminares indicaron que el menor desapareció la mañana de ese 28 de marzo, cuando salía del centro educativo ubicado en San Rafael Abajo de Desamparados, sur de San José, y desde entonces no se conoce su paradero.

Durante los años posteriores a su desaparición, los investigadores judiciales han realizado diversas diligencias para tratar de localizarlo, también han analizado varias informaciones confidenciales que recibieron sobre su aparente paradero, pero todas con resultado negativo.

Panchito 2

Los agentes judiciales solicitan a la ciudadanía que de conocer u observar a una persona con características físicas similares a las del retrato, se comuniquen a la línea 800-8000645 en Costa Rica o al correo cicooij@poder-judicial.go.cr del Centro de Información Confidencial.

Panchito desapareció junto a su padrastro Ronald Alvarado Sandino, un nicaragüense hoy de 71 años, al salir de la escuela La Valencia.

El padrastro fue condenado a dos años y medio de cárcel el 27 de abril del año 2004, por haber raptado al menor, pero ya está libre.

«En las investigaciones pudimos demostrar que el padrastro sustrajo al menor, pero no pudimos encontrar al desaparecido. Sólo él sabe qué hizo con él», reiteró el entonces director del OIJ, Jorge Rojas.

Ángela Potosme, madre del menor originaria de Niquinohmo, Masaya, entre lágrimas reiteró en varias ocasiones que tiene el presentimiento de que su hijo está vivo y que en algún momento, Dios se lo devolverá.

Su madre aún guarda fotografías, ropas y juguetes de él. También lo recuerda cuando antes de ir a clases, le pedía su desayuno. «Le gustaba los huevitos y la natilla (crema)», explicó.

La búsqueda de la madre se ha extendido a Nicaragua y el OIJ en variadas ocasiones ha divulgado retratos hablados del menor.

En 2006 toda una novela se vivió en Nicaragua, cuando Ángela Postosme creyó que su hijo era un niño originario de Diriamba, Carazo, pero pruebas de ADN demostraron lo contrario. En 2014 ocurrió lo mismo, cuando un joven con características similares al del hermano de Panchito, apareció con problemas mentales en el hospital de Jinotepe, Carazo, pero pruebas también de ADN demostraron nuevamente lo contrario.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: