Mujeres de zonas rurales lideran luchas sociales en Nicaragua

Una investigación aún no concluida por el Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM) y el Centro de Derechos Constitucionales resalta como hallazgos preliminares que a la cabeza de las luchas sociale

La lucha contra el despojo de tierras que ocasionaría el Canal Interoceánico ha estado también protagonizada por mujeres. LA PRENSA/ARCHIVO

Una investigación aún no concluida por el Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM) y el Centro de Derechos Constitucionales resalta como hallazgos preliminares que a la cabeza de las luchas sociales en el país están las mujeres rurales, estas tienen en común la defensa de la tierra, del agua, entre otras reivindicaciones.

Lea más notas relacionadas: “Deuda con las mujeres rurales”

“Podemos decir que es un movimiento que ya empieza a tomar forma, que es incipiente todavía”, explica Sofía Montenegro, a cargo de la investigación. Adelantó que esas mujeres sufren persecución política o se sienten intimidadas, supervisadas, controladas, observadas, pues están enfrentadas a las estructuras locales del poder.

Explicó que se trata de una investigación de carácter cualitativo, con base en entrevistas de profundidad con un grupo de lideresas de distintas partes del país.

Estas lideresas han estado involucradas en la lucha contra el Canal, contra la minería a cielo abierto, contra la explotación de los bosques y las que sufren por la explotación de la caña, que han sufrido la Insuficiencia Renal Crónica (IRC).

Montenegro estima que ese movimiento “no tiene todas las articulaciones de las diferentes luchas, porque al final se lucha por algo concreto. Pero el papá y la mamá de ese monstruo es el mismo, nada más que se manifiesta de distintas maneras y con distintos proyectos y megaproyectos en diferentes partes del territorio”.

“Lo llamativo es que sean ciudadanas de a pie” las que se han puesto al frente para abordar temas como el extractivismo, el problema del agua, el despale, la sequía o el cambio climático, a pesar de que son problemas que no les afectan solo a ellas, pues por ejemplo el tema del agua es un problema de todo el país, considera la investigadora.

Lea también: Mujeres pueden acabar la pobreza

Como parte de esa investigación el MAM promovió este martes 29 de marzo, un conversatorio con mujeres de diferentes sectores.

La exdirigente guerrillera, Dora María Téllez, señaló durante el mismo que el movimiento de mujeres es el único que fue forjando autonomía en estos años.

“De manera que cuando colapsa todo el movimiento social previo, que ha estado dominado por el orteguismo en los últimos tiempos, pues, lo que queda es el movimiento de mujeres que había cultivado autonomía, había creado sus propias redes y está en capacidad de converger con las nuevas expresiones sociales que se están creando en el país”, expresa Téllez.

Téllez encuentra explicación de que este liderazgo surja del campo, porque era donde más débiles estaban las organizaciones predecesoras que ejercían la representación social en el país. Y destaca que en los últimos casos de protestas que han surgido en los últimos días en el país no aparecen las organizaciones gremiales afines al sandinismo.

Ana Margarita Vijil, presidenta del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), considera que en los territorios las mujeres han podido superar la polarización política partidaria, porque se dan cuenta de que comparten los mismos problemas sociales. Por lo que dijo que hay que aprender de esa experiencia, “que es lo verdaderamente importante como nicaragüenses” .

“Allí hay una imagen masculina en un estado de precariedad y está en crisis; en ese contexto surge con mucha fuerza la figura y liderazgo de las mujeres”, dijo por su parte Elvira Cuadra, directora del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: