LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Cientos de inmigrantes centroamericanos toman el tren conocido como «La Bestia» para llegar hasta la frontera México-Estados Unidos. LAPRENSA/AFP/ARCHIVO

“Un país sin niñez”: Pérdidas y riesgos que sufren los niños migrantes centroamericanos

Con más de una década de experiencia, Biba plasma en 25 fotografías su particular "visión" del "drama de los niños migrantes", una realidad a menudo oculta entre las estadísticas que abruman el discurso mediático.

Con la cabeza vuelta, contemplando el único presente que ha conocido, un menor centroamericano de piel brillante chocolate camina junto a un «coyote» sobre los raíles de «La Bestia», el tren mexicano que lo conducirá al Norte, a un camino lleno de riesgos, dramas y pérdidas con el único sueño de un futuro que no llegará.

Ésta es la icónica imagen con la que el fotoperiodista guatemalteco Esteban Biba abre la exposición «Un país sin niñez», coordinada por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), inaugurada este jueves en la capital de Guatemala.

Con más de una década de experiencia, Biba plasma en 25 fotografías su particular «visión» del «drama de los niños migrantes», una realidad a menudo oculta entre las estadísticas que abruman el discurso mediático.

Bajo un sol abrasador, a más de 40 grados centígrados de temperatura, sin agua ni comida, la imagen de un padre cargando a su hija de cuatro años revolvió la conciencia del joven fotógrafo: plasmarlo fue su manera de gritarle al mundo.

«De mostrar los defectos que tenemos como sociedad», subrayó durante el discurso con el que presentó su trabajo ante altos cargos de la OIM, como el coordinador nacional de proyectos, José

Diego Cárdenas; y de la administración, como Golda Ibarra, del departamento de Niñez Migrante no acompañada del Gobierno guatemalteco.

El sacerdote Mauro Verzelleti, quien lleva más de 20 años atendiendo a los que huyen de la violencia y la miseria en la «Casa del Migrante», habla también de los «olvidados en plena luz», de aquellos que no son siquiera un número ni un rostro en el que fijarse.

Como los jóvenes, sin derecho siquiera a dormir, que aguardan bajo la luna en duermevela el sonido histérico de «La Bestia» para continuar su viaje hacia Estados Unidos, una travesía, en palabras del fotoperiodista de la Agencia EFE en Guatemala, entre el dolor de un país que no los «sabe cuidar» y la decepción de otro «que no les quiere».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: