¿Por qué salió embarazada?

Un tiempo atrás, en un diario de circulación nacional el dibujo cómico del día era la de una niña o adolescente embarazada con la leyenda “¿salí embarazada por saber poco sobre sexualidad o por saber demasiado?

Un tiempo atrás, en un diario de circulación nacional el dibujo cómico del día era la de una niña o adolescente embarazada con la leyenda “¿salí embarazada por saber poco sobre sexualidad o por saber demasiado?” Dejando el autor entrever “la causa” del problema del embarazo en la adolescencia es un problema de apreciación, es blanco o es negro. La realidad, sin embargo, es otra, la que apenas puede ser capturada por las estadísticas de los hospitales y de otros estudios que revelan la gravedad del problema y sus causas principales.

En primer lugar, deberíamos considerar las estadísticas del Ministerio de Salud que, en lo que va del siglo, indican que año con año ocurren entre 1,000 a 1,500 nacimientos de madres que son apenas muchachas adolescentes entre 10 y 14 años. Una pregunta que debería plantearse a primera vista es: ¿Quién embarazó a estas niñas o adolescentes? Aunque no es fácil obtener este dato a partir de las estadísticas del Ministerio de Salud, existe otra fuente muy confiable para saberlo.

En la encuesta nacional de demografía y salud, mejor conocida como Endesa de 2011/12 se encuestaron a 5,394 mujeres jóvenes de entre 15 y 24 años, de este grupo de mujeres jóvenes 872 dijeron haber tenido su primer embarazo antes de los 15 años. A estas jóvenes se les preguntó la edad de la persona que las embarazó y esto es lo revelador. Solo un 1 por ciento de las 872 dijo que quien la embarazó fue alguien menor de 15 años, es decir alguien de su mismo grupo de edad.

Pero por el contrario, casi un 80 por ciento de las mismas 872 dijeron que quien las embarazó fue un varón cuya edad estaba entre 18 y 29 años. Un 5 por ciento respondió que quien la embarazó fue un hombre de 30 años o más edad y un 16 por ciento dijo que había sido un varón cuya edad era entre 15 y 17 años. Estamos hablando entonces de una alta frecuencia de relaciones inapropiadas entre varones mayores de 18 años con niñas o adolescentes entre 10 y 14 años.

Esto debe ser tomado muy en cuenta a la hora de buscar soluciones porque hasta el momento mucho del enfoque del trabajo ha sido en plantearlo como un problema entre “pares”, como entre una quinceañera y alguien de aproximadamente su misma edad. Parte de la solución debería estar en preguntar a estos varones-jóvenes-adultos por qué, en lugar de buscar novias de su edad, buscan tener relaciones inapropiadas con niñas de entre 10 y 14 años, identificando maneras sobre cómo desalentar ese comportamiento. Saber esto es primordial porque de acuerdo al artículo 168 del Código Penal de la legislación nicaragüense, esas relaciones inapropiadas son consideradas “violación”, siendo el embarazo la evidencia irrefutable del delito.

Por tanto, se deberían de aplaudir las iniciativas que profundicen en este aspecto, que abarquen todo el espectro de educar o informar sobre la abstinencia, los anticonceptivos desde la primera relación sexual, pero también en las consecuencias legales de buscar una relación inapropiada con una muchacha menor de edad.

Faltaría, además, poder criticarnos más nuestras normas culturales machistas y que distorsionan nuestra sexualidad. Todas las personas necesitamos recibir una educación integral para la sexualidad. De tal forma que los padres de familia y maestros podamos informar y preparar mejor al adolescente actual, que es el adulto del mañana, y que se plantee un modelo de relaciones equitativas entre hombres y mujeres.

El internet es un recurso de información y comunicación que se podría potenciar para una audiencia amplia, pero es un gran desafío conducir a que las y los adolescentes y jóvenes para que accedan a sitios con información que sea precisa, confiable y atractiva para la juventud.

El autor es Médico Salubrista.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: