El reo Miguel Ángel Masís Obando, de 61 años, manifestó que es diabético, padece de presión alta y tiene cinco meses de estar sin su tratamiento en la cárcel del sistema penitenciario, sin permitir que su familia se lo lleve. LA PRENSA / A. FLORES

Reo llegó casi muerto a los juzgados ante la indolencia del Sistema Penitenciario

El procesado no podía articular palabra, ni mover los miembros de la parte derecha del cuerpo y la juez lo mandó a la clínica forense de los juzgados, quien orientó su hospitalización inmediata.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: