Urge atención policial en Malacatoya

Habitantes de la comarca Malacatoya, del municipio de Granada, se pronunciaron ante la ola de asaltos, robos con intimidación, intentos de violación, venta y consumo de drogas y problemas ambientales que aseguran están afectando la zona. Pidieron más presencia policial.

Los pobladores aseguran que las aguas del río Malacatoya son utilizadas para regar plantíos de arroz. LA PRENSA/ARCHIVO

Habitantes de la comarca Malacatoya, del municipio de Granada, se pronunciaron ayer ante la ola de asaltos, robos con intimidación, intentos de violación, venta y consumo de drogas y problemas ambientales que aseguran están afectando la zona. Pidieron más presencia policial pues los agentes nunca acuden al llamado de la gente.

Denunciaron que el domingo pasado una muchacha de 17 años escapó de ser violada por un sujeto que supuestamente es reincidente tanto en ese delito como en consumo de drogas y robos.

Diolinda Téllez, productora de arroz, pidió que devuelvan la patrulla nueva que fue donada a Malacatoya, porque en su lugar llevaron un vehículo en mal estado. “Es una carcacha la que nos dejaron y se llevaron para Granada la nueva; y el colmo es que cuando la van a usar piden gasolina al pueblo”, dijo la señora.

Otro de los señalamientos es que hay un grupo de productores de arroz que poseen grandes extensiones de tierra en la zona de Tepalón y El Porvenir, que tienen cuatro excavadoras trabajando en el río Malacatoya, con el propósito de mantener una presa para regar sus plantíos con bombas de riego.

“El río ya no es del pueblo, sino de unos cuantos ricos que tienen cargos en el Gobierno, mientras la población sufre la sequía. Por qué estos ricos no perforan un pozo en sus fincas y nos dejan el río al pueblo”, cuestionó Téllez.

“Pedimos presencia de la Policía para que haya seguridad en esta comarca porque aquí hay mucha delincuencia y por otro lado hacemos un llamado al Gobierno para que ponga atención en el daño que están causando en el río los productores más pudientes”, dijo.
La señora junto con un grupo de habitantes denunció que el Marena no hace presencia.

Luis Cordonero dijo que en el caso del río del Paso de Panaloya, la sequedad es tan grave que la barcaza cruza de uno en uno los vehículos porque de lo contrario pega con la arena. “Un extranjero que tiene una finca de arroz ahí cerca solicitó al Marena que le permitieran excavar el río, pero no le dieron el permiso y ahora tiene a unos 60 hombres excavando a mano para poder retener el agua y regar su plantío”, dijo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: