Buena producción de melón y sandía con poca agua

El esfuerzo por demostrar que el uso racional del agua no afecta la producción y que los cultivos no tradicionales en Rivas pueden ser muy rentables, sobre todo en estos períodos secos, sigue dando buenos resultados en la finca El Prado, de Belén.

Ley de Fronteras, agricultura, Nicaragua

Cultivos de melones de la variedad “oro duro” en Rivas. LA PRENSA / R. VILLARREAL

El esfuerzo por demostrar que el uso racional del agua no afecta la producción y que los cultivos no tradicionales en Rivas pueden ser muy rentables, sobre todo en estos períodos secos, sigue dando buenos resultados en la finca El Prado, de Belén.

El proyecto de producción de no tradicionales, a cargo de la ingeniera agrónoma Wendy López, obtuvo buenos resultados en el cultivo de tomate y chiltoma, con abundante producción y generación de empleos, y ahora están haciendo uso de buenas prácticas agrícolas con melón y sandía.

“Tenemos cultivadas tres manzanas de melón (oro dulce) y media de sandía, sembramos más melón que sandía, porque la tradición de esta zona es cultivar sandía, aunque lo hacen con riego por aspersión o inundación, y nosotros no tenemos que gastar tanta agua, porque está escasa, y solo usamos el riego por goteo”, explicó López.

Entre lo más novedoso de estos cultivos, es que los trabajadores del proyecto notaron que el melón y la sandía habían llegado a la etapa de floración y que por el lugar no andaba ningún polinizador, por lo que decidieron alquilar siete colmenas a un apiario de Sapoá, Cárdenas, durante ocho días.

Las colmenas fueron rentadas en 70 dólares por una semana, el traslado se hizo de noche y la miel que procesen estas abejas durante ese corto período le queda al apicultor, “ellas solo nos hicieron el trabajo de garantizar la polinización”.

FUENTES DE AGUA ESCASAS

En cuanto al sistema de riego, Wendy López dijo que al igual que en todo el departamento de Rivas las fuentes de agua están escasas y solo se aplica el riego por goteo. “Si observás, los surcos se notan secos, pero las gotas de agua caen directo a cada una de las plantitas y como los surcos están cubiertos de plástico, ni se nota la humedad y se riega con poca agua”, explicó.

La inversión por manzana ronda los tres mil dólares, que permiten la siembra de 9,368 plantas de melón, y se espera obtener un mínimo de dos melones de calidad por cada planta, a un precio estimado de 10 córdobas la unidad.
La venta total está calculada en 187,360 córdobas, lo que equivale a unos 6,000 dólares, obteniéndose una ganancia, de tres mil dólares por manzana, en un plazo de dos meses, según los encargados del proyecto.