Eduardo Sánchez: “Probé sopa de sangre de pato en China”

Entrenador de natación, 34 años. Aunque es ingeniero mecánico, su pasión es la natación. Cuando pequeño casi muere ahogado, dice que quizás por eso le gusta tanto este deporte al que ya se volvió prácticamente adicto.

¿Qué canción le hubiese gustado componer?
Varias de Franco de Vita.

¿Cuántas tazas de café se toma al día?
Cinco.

¿A qué es adicto?
Al trabajo (ríe). Hago todo tipo de entrenamiento a toda hora.

¿Lo más raro que ha comido?
Sopa de sangre de pato, en China.

¿Ha estado a punto de morir?
Sí. Me escapé de ahogar. Me tiré a lo hondo en una piscina y mi entrenador se estaba cambiando.

¿El último libro que leyó?
11 minutos, Paulo Coelho.

¿Lo más vergonzoso que le ha pasado?
Me bajaron el short en un juego de basquetbol y andaba sin ropa interior.

¿A quién invitaría a cenar?
A Tom Hanks… Es mi actor favorito.

¿Qué salvaría de su casa en un incendio?
Mis cronómetros y mi mochila de natación.

¿A qué lugar le gustaría viajar?
A los países nórdicos.

¿Qué es lo primero que ve en una mujer?
Sus ojos y sus pies.

¿Ha tenido experiencias con fantasmas?
De pequeño miré a mi papá que falleció cuando yo tenía tres años.

¿A qué caricatura se parece?
Al Pájaro Loco.

¿Qué mujer histórica le hubiese gustado ser?
La princesa Diana.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: