Aprenda a calcular su peso de forma saludable

Para calcular el peso hay que saber manejar el Índice de Masa Corporal (IMC), una medida que le ayuda a detectar si se encuentra dentro de los valores saludables o no.

Además debe limitar el consumo de carnes rojas y embutidos, realizar 30 minutos de ejercicio diario. Lo más recomendable es elegir algo adaptado a su condición física y que le guste.

¿Le preocupa su peso? ¿Realmente el número que desea es el peso más saludable para usted? En esta ocasión la médico, Anabel Aragón detalla la relación existente entre la cantidad de kilocalorías que ingerimos en nuestro día a día y el efecto que produce en el cuerpo.

Cuando alguien habla de su peso ideal, suele hacer referencia al peso que le gustaría tener atendiendo al que tenía cuando se encontraba mucho más joven y probablemente fuese más feliz.

En ocasiones, el peso que desea no se ajusta con su peso más saludable. La responsable de Nutrición y Salud de Nestlé, Anabel Aragón, explica que “ese estándar de belleza es una valoración muy subjetiva”.

La especialista define el peso saludable como la franja de peso óptima que minimiza la probabilidad de desarrollar ciertas enfermedades y problemas de salud como la diabetes, la hipertensión, el colesterol alto, la osteoporosis o artritis.

ThinkstockPhotos-492106854

ÍNDICE DE MASA CORPORAL

Para calcular el peso hay que saber manejar el Índice de Masa Corporal (IMC), una medida que le ayuda a detectar si se encuentra dentro de los valores saludables o no.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que un peso saludable es el que se sitúa entre valores de 18.5 y 24.9.

Los valores inferiores a 18.5 indica un peso demasiado bajo.

Si son iguales o superiores a 25 se consideraría ya sobrepeso. Si supera los 30 se trata de obesidad.

Se calcula dividiendo el peso en kilogramos por el cuadrado de la altura en metros (kg/m2).

Por ejemplo: si una persona pesa 60 kilos y mide 1.50 el resultado final sería 26.6. Según Aragón, en este ejemplo la persona tendría ligero sobrepeso.

Hay que tener en cuenta que el cálculo del IMC “solo es válido entre personas de 20 y 65 años y nunca para niños, embarazadas, madres lactantes o personas que realizan mucho deporte o de alta competición”.

CANTIDAD Y DISTRIBUCIÓN

Además del IMC también es recomendable conocer la cantidad y distribución de la masa del cuerpo. Esta medición la puede realizar el equipo médico con básculas de análisis de composición corporal y mediante otras técnicas como la medida de los pliegues cutáneos.

Es aconsejable vigilar la grasa acumulada en el abdomen ya que es la más peligrosa para el corazón.

Para hacerlo hay que medir el perímetro abdominal justo al nivel donde tiene el ombligo.

La mujer debe estar por debajo de 88 centímetros y los hombres por debajo de 102 centímetros.

EN CASA

Anabel Aragón insiste: “Nunca debemos obsesionarnos con el peso”.

Si además has empezado a realizar ejercicio físico hace poco es posible que la báscula indique un peso mayor al que tenía antes de comenzar. Según matiza, esto puede deberse a que haya ganado masa muscular que pesa más que la grasa.

Siempre hay que utilizar la misma báscula y seguir una regularidad en cuanto a la hora y las condiciones a la hora de subirse a ella: “Hay que hacerlo nada más levantarse y después de haber ido al baño. También es importante que estemos sin zapatos y sin ropa”.

KILOCALORÍAS RECOMENDADAS

Tanto si se expresan como kilocalorías o como kilojulios, ambas, se tratan de unidades de medida que se utilizan para conocer la energía que aportan los alimentos o bien la energía que gasta el cuerpo cuando realiza actividades físicas como correr o nadar.

Aragón detalla que las etiquetas de los envases suelen expresar las cantidades en kilocalorías por cada cien gramos de producto o las kilocalorías por unidad o por ración de consumo recomendado.

De forma aproximada, la nutricionista subraya que los hombres deben ingerir a lo largo de su día unas 2,500 kilocalorías mientras que las mujeres no deben sobrepasar las 2,000. Estos valores siempre varían en función de las características individuales de cada uno.

Además, si se trata de personas que realizan deporte, ese consumo energético puede aumentar entre un 15-30 por ciento.

Aragón recomienda que para saber cuántas kilocalorías ingerimos cada día “nos fijemos muy bien en la información nutricional de la etiqueta y en las porciones que tiene el envase”.

Por eso es importante saber que los vegetales y las frutas aportan muy pocas calorías porque contienen mucha agua.

Los aceites y las grasas tiene más del doble de calorías que contienen los hidratos de carbono o las proteínas.

TOME NOTA

Los consejos más sencillos para alcanzar el peso más saludable consisten evitar fumar e ingerir bebidas alcohólicas y seguir una dieta rica en cereales, frutas, hortalizas y legumbres.

Además debe limitar el consumo de carnes rojas y embutidos, realizar 30 minutos de ejercicio diario. Lo más recomendable es elegir algo adaptado a su condición física y que le guste.

Hay que tener en cuenta que cuanto más intensa sea la actividad, más calorías se gastan.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: