Democracia brasileña puede superar crisis política, según EE.UU.

El portavoz Josh Earnest dijo en rueda de prensa en la Casa Blanca que "Estados Unidos y el presidente (Barack) Obama tienen confianza en la resistencia de la democracia brasileña para superar estos desafíos".

La presidenta brasileña Dilma Rousseff enfrenta la etapa más difícil en su gestión ante un creciente descontento popular que se ha traducido en multitudinarias protestas callejeras. LA PRENSA/ EFE/ARCHIVO

Estados Unidos confía en que la democracia brasileña será capaz de superar la actual crisis política que amenaza el gobierno de Dilma Rousseff, dijeron este martes voceros del gobierno.

El portavoz Josh Earnest dijo en rueda de prensa en la Casa Blanca que «Estados Unidos y el presidente (Barack) Obama tienen confianza en la resistencia de la democracia brasileña para superar estos desafíos».

La Cámara de Diputados de Brasil decidirá el domingo si encuentra suficientes motivos para abrir un juicio político contra Rousseff, en un proceso que según analistas contribuye a sembrar incertidumbre agravando la situación económica.

En la visión de Earnest, «en general, el tipo de desafíos políticos que enfrenta el gobierno de Brasil no suele tener un impacto positivo en el panorama económico del país».

Por ello, añadió el vocero de la Casa Blanca, «nosotros tenemos la esperanza de que el gobierno de Brasil enfrentará esos desafíos» para a partir de allí «moverse hacia adelante en una forma que, en el largo plazo, pueda fortalecer su economía».

Earnest añadió que «es en nuestro interés ver que la economía del país se desarrolle de forma que pueda seguir siendo un importante socio comercial de Estados Unidos».

Por su parte, Mark Toner, vocero del Departamento de Estado, calificó a la democracia brasileña como «madura».

«Creemos que la democracia de Brasil es madura. Es suficientemente fuerte para asegurar que los actuales desafíos políticos sean enfrentados y resueltos de forma a permitir que el país prospere», expresó Toner en conferencia de prensa.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó este martes su previsión para el desempeño de la economía brasileña este año, apuntando un retroceso de 3,8%, siendo que en enero había expresado una expectativa de contracción de 3.5%.

El gigante sudamericano ya había cerrado 2015 con retroceso de 3.8%.

Este mismo martes, el economista jefe del Banco Mundial para América Latina, Augusto de la Torre, expresó que la crisis política en Brasil ya actúa de hecho como un freno a la capacidad del país de iniciar una recuperación económica.

«Los inversionistas privados tienden a esperar para ver qué pasa con el ambiente político antes de invertir y eso retrasa la recuperación en Brasil y además hace mas difícil la conversación sobre las políticas fiscales que hay que tomar para corregir los desequilibrios», afirmó el experto.