Cuba y Nicaragua ausentes en reunión por crisis de migrantes cubanos

Desde que Nicaragua cerró la frontera con Costa Rica, a mediados de noviembre de 2015, se desató una crisis migratoria con miles de cubanos sin precedente en Centroamérica, que terminó con la salida ordenada de unos 6 mil de ellos que se vararon en Costa Rica y Panamá.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís despide a uno de los últimos grupos de migrantes cubanos. Cortesía

Los vicecancilleres y directores de migración de Cuba y Nicaragua se volvieron a ausentar de una reunión regional para debatir sobre soluciones estructurales conjuntas al problema migratorio de cubanos y extracontinentales, iniciada este 12 de abril en un hotel de San José, Costa Rica.

Costa Rica había invitado de urgencia al encuentro a vicecancilleres y directores de Migración de Cuba, Ecuador, Colombia, Centroamérica, México y a funcionarios de Estados Unidos, por la presión que están ejerciendo en su frontera con Panamá más de 2 mil cubanos y migrantes de África y Asia.

“En el caso de Nicaragua sigue siendo una lástima que no atienda el llamado, espero que esto no obedezca a que la reunión se esté haciendo en Costa Rica, que esa no haya sido la razón por la cual no asistieron”, lamentó el canciller, Manuel González, minutos después de haber dado inicio el encuentro.

Sobre Cuba, González aseguró que existe una disposición “muy buena” de colaborar a través de su embajada en San José, y que la misma puede brindar es “diferente” a la de los países comprendidos entre Ecuador y Estados Unidos.

“Que no haya asistido no lo veo como un problema o un rechazo y tampoco como un mensaje de que no continuarán colaborando. Lo más importante era contar con la representación de los países comprendidos entre Ecuador y Estados Unidos”, aseguró el diplomático.

Desde que Nicaragua cerró la frontera con Costa Rica, a mediados de noviembre de 2015, se desató una crisis migratoria con miles de cubanos sin precedente en Centroamérica, que terminó con la salida ordenada de unos 6 mil de ellos que se vararon en Costa Rica y Panamá.

En el inicio del encuentro, Costa Rica mantuvo su posición de no permitir el paso masivo de más de 2 mil cubanos que están presionando por su ingreso en la frontera con Panamá.

González dijo que la posición de su país ha sido “clara y transparente”, porque si permite de nuevo el ingreso masivo de, quedarán una vez más en condición de varados en su territorio porque Nicaragua sigue sin abrirles las fronteras.

“Y Costa Rica no tienen capacidad de atenderlos” nuevamente, aclaró el canciller. La reunión se cerrará a las dos de esta tarde. Costa Rica y Panamá no solo urgen de una salida para 2,147 cubanos que están en territorio panameño clamando por seguir hacia Estados Unidos.

Sino qué tan efectivas han sido medidas de contención como la aplicada por Ecuador desde el 1 de diciembre anterior, cuando exigió visa de ingreso a los cubanos.

La reunión también servirá para abordar el problema de Centroamérica con el paso de africanos y asiáticos que también buscan mejor vida en Norteamérica.

«La situación nos urge abordarla y reafirmar los compromisos y es una meta más de plantear soluciones a problemas regionales. Se le dará seguimiento a las reuniones ya desarrolladas cuando se atendió la situación a finales del año pasado e inicios de este en El Salvador, Guatemala y México”, dijo González.

“Es un tema que requiere atenderse de forma estructural para encontrar salidas permanentes. De no atenderse se podría desarrollar tráfico ilícito de migrantes, entre otros», indicó el canciller.

González volvió a criticar la Ley de Ajuste Cubanos que provoca esta oleada de cubanos. Mientras persistan las leyes que les dan protección especial al país al que quieren llegar, esto continuará siendo un imán. De ahí, la importancia de analizar el origen y el destino», dijo.

«Al mejorarse las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, lo cierto del caso es que los países que estamos entre Ecuador y México nos vemos afectados y no es lo correcto.

Hemos sido claros en que no tenemos la capacidad para afrontar flujos de migrantes en miles, como el caso de los últimos meses y ahora es Panamá”, añadió.

Los países escucharán el criterio de Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

En el contexto de esta crisis, los países debatirán sobre lucha contra el tráfico de personas y crimen organizado, así como atención y protección de los derechos humanos de los migrantes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: