Cartas al Director

No hay duda, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, está pasando sus peores momentos.

INSULTOS DE MADURO A RAJOY

No hay duda, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, está pasando sus peores momentos.

La crisis en Venezuela es humanitaria, pero la culpa es de los gobernantes chavistas que no han sabido administrar la cosa pública y que insisten en continuar con el mismo modelo socialista. Su frustración es tan grande que continuamente insultan públicamente a toda aquella persona que no opina como ellos.

Sus insultos son feroces, al mejor estilo de aquél que lo colocó en ese puesto, el difunto Hugo Chávez, quién en el 2008 dijo en televisión: “Váyanse al carajo, yanquis de mierda”. De la misma forma acostumbraba a insultar y decir improperios a todo aquél que se le oponía.

Como todos saben, los insultos de Maduro a la oposición son constantes, de la misma forma que lo hace a los gringos o a la madre patria. Recuerdo aquí que en el 2014, refiriéndose España dijo: “Ya no les basta haber destruido Irak. 1,200,000 muertos en Irak por culpa de Aznar, el asesino de España, sangriento asesino de España, el expresidente español Aznar. Asesino, le digo, porque él es responsable de la muerte de 1,200,000 iraquíes. Porque él promovió la guerra con Bush”.

La boca de Maduro cada día apesta más. El jueves de la semana pasada, Maduro refiriéndose al presidente español, Mariano Rajoy, aseveró: “En España están aterrados porque ha surgido una organización y un liderazgo propios” y añadió que “tiembla la oligarquía española, como le tembló a Simón Bolívar que hace 200 años los expulsó a bayoneta limpia, tiembla la oligarquía colonialista y racista de Rajoy y de todos ellos”. “Racista te dije Rajoy, colonialista te dije Rajoy, basura corrupta te dije Rajoy, basura colonialista, a Venezuela se respeta, este es el pueblo de Simón Bolívar”.

La reacción de España no se hizo esperar y llamó a consultas a su embajador tras los insultos de Maduro a Mariano Rajoy. El sitio peru21 nos informó el pasado viernes que “la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, informó de la decisión y manifestó su “más absoluto rechazo a los intolerables insultos” que el presidente venezolano dirigió a Mariano Rajoy.

Resulta extraña la actitud de estos chavistas, la manera de dirigirse a los colegas que no comparten sus ideas no la entendemos, no comprendemos de dónde sale tanta rabia, tanto odio, tanto resentimiento social, tantos complejos y tanta mala educación.

Triste realidad la de los venezolanos que tienen a este hombre de presidente de su país, inepto, mentiroso, incapaz, doblegado a los Castro y sin pueblo que lo quiera, ojalá hagan el revocatorio pronto y lo saquen de una vez por todas de Miraflores.

Carlos Vilchez Navamuel.
PLAN DE RESCATE DE LA NATURALEZA

“El agua es vida”, dice una frase. Ahora que estamos quedando sin agua, ¿qué vida podrá tener Nicaragua a futuro? El hecho de pensarlo eriza la piel, aunque para muchos ya es una realidad, sobre todo para comunidades pobres y rurales, pero a la mayoría sigue sin importarnos porque creemos que a nosotros no nos ocurrirá.

Décadas atrás muchos organismos ambientales nos venían advirtiendo las consecuencias catastróficas de estos hechos así como los referentes a la seguridad alimentaria, sobre todo por ser un país pequeño y vulnerable, y como siempre reaccionamos hasta que estamos con la soga al cuello.

Desde hace varios días los medios de comunicación nos bombardean con las noticias de que Nicaragua entera se está secando, ahora agudizándose también en la zona del Pacífico que históricamente ha tenidos buenos niveles de agua en los mantos freáticos y de precipitaciones.

Por otro lado da la sensación que ya es algo irreversible el deterioro del medioambiente, sobre todo, que es un problema global el cambio climático, lo cual nos impide crear conciencia. Lo cierto es que no es así, cada país hace lo suyo para estar bien o estar mal, la tierra es capaz de regenerarse pero hay que darle un respiro y es a lo que nosotros como país no estamos dispuestos a sacrificar.

La problemática de los ríos, de los bosques, de la fauna, de los lagos en fin de la aniquilación de los ecosistemas y nuestro medioambiente y la causa de esta acción está ligada a factores como: conciencia, pobreza, falta de educación y cultura, corrupción, uso irracional de los recursos naturales, la manera de producción agropecuaria insostenible e inviable, aplicación de leyes, minería, expansionismo de la zona agrícola, urbanismo, despale, incendios, monocultivos, agroindustria, camaroneras y muchas otras más.

La culpa y el problema es de todos, pero no vamos a poder dar solución sin que destinemos fondos para recuperar y conservar la naturaleza, hay que actuar de inmediato, eso requiere además de voluntad y dinero. El gobierno debería de ser el garante de formular un plan nacional de rescate y preservación de la naturaleza, basta ya de plantar árboles de lata que solo generan gastos innecesarios y querer implantar un Canal Interoceánico que solo destruirá más nuestros recursos para que las potencias mundiales sigan acumulando más riquezas.

Los nicaragüenses debemos exigir lo que verdaderamente importa para nuestra única garantía de vida y supervivencia de las actuales y futuras generaciones. Si no se destinan fondos económicos será imposible.

Sería interesante crear un ministerio nacional que dirija la ejecución de este plan al que estén sometidas las demás instituciones involucradas en las que hay ya de por sí muy poca confianza, hay muchas cosas por hacer, gobierno y pueblo, juntos se puede lograr.

Lenín Duarte. Chinandega.
CANAL Y FALTA DE CREDIBILIDAD

Existen muchas razones por las cuales no se logrará construir el Canal, entre ellas están una serie de irregularidades legales, falta de recursos de los inversionistas, el peligro de dañar el medioambiente, etc.

Pero el factor principal del fracaso es la falta de credibilidad de Daniel Ortega. Él pensó que si el creía que el proyecto era bueno, los demás lo apoyarían y le seguirían, pero no es así como funciona el liderazgo. La gente solo respalda a un gobernante con integridad y luego a sus planes.

Hay que preguntar: ¿ha dado Ortega a la nación y a los inversionistas razones para que lo apoyen? Desde luego que no. No ha demostrado credibilidad, probidad y transparencia, y por eso se frustró su proyecto del Canal. Tiene más peso la integridad de un mandatario que el contenido de sus palabras. La única manera en que la gente sigue a un gobernante que no les agrada es cuando el mandatario ejerce algún tipo de presión como la violencia física o despedirlos del trabajo.

Ahora, cuando un gobernante tiene credibilidad su gente lo respalda, aún cuando no están de acuerdo con sus proyectos. Por ejemplo, cuando el exprimer ministro británico Tony Blair anunció su plan de involucrar a su nación en la guerra de Irak, muchos se opusieron, pero lo siguieron apoyando al ser reelecto tres veces.

Por otro lado, cuando un líder y sus ideas son del agrado de sus seguidores, los individuos lo seguirán sin importar cuán malas sean las condiciones o cuánta desventaja haya.

Por eso Gandhi y sus ideas pacifistas fueron respaldadas por su pueblo, y no contraatacaron a los soldados que los reprimían violentamente.
Estados Unidos también apoyó la visión del presidente John F. Kennedy de enviar, por primera vez en la historia, a un hombre a la Luna.

Por lo tanto, para ganar credibilidad el mandatario debe ser honesto, transparente, auténtico, confiable, llevarse bien con su pueblo y dar un buen ejemplo; cualidades que Ortega no tiene y los nicaragüenses lo saben, y los inversionistas no arriesgarán su dinero otorgándoselo a alguien que no inspira confianza.

José Ramón Quiñónez.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: