Cristiano Ronaldo impulsó al Real Madrid a un triunfo histórico

El triplete del portugués Cristiano Ronaldo, hizo realidad la ansiada remontada de la afición del Real Madrid, que superó al Wolfsburgó y avanzó a semifinales de la Liga de Campeones de la UEFA.

Con su triplete, Cristiano Ronaldo llegó a 16 goles en esta edición de la Liga de Campeones. LA PRENSA/ EFE/ Kiko Huesca

Cristiano Ronaldo, con un triplete para los anales de la historia del madridismo (3-0), puso color a las viejas gestas que dieron forma a la historia del Real Madrid, levantó los dos goles de desventaja ante el Wolfsburgo y clasificó a su equipo para su sexta semifinal de la Liga de Campeones consecutiva.

El Santiago Bernabéu rememoró una de sus noches mágicas, recuperó el ambiente de las viejas gestas y disfrutó de la remontada de un equipo que se jugaba la temporada en 90 minutos.

Remontó a base de futbol y garra. De actitud de todo un equipo unido. Zidane dio importancia en la víspera al balón, pero a falta de brillantez en tramos del partido hubo que tirar de otros aspectos y de Cristiano. El verdadero líder salió al rescate con un partido para enmarcar.

Lea: Pellegrini resalta la sed de triunfo en avance del Mánchester City

No hay remontada posible sin un gol en el primer tercio del partido. Se cumplía el minuto 15 cuando Carvajal, justo el jugador que no jugó en Alemania y se vio a un Danilo superado ante Draxler, puso un centro raso al segundo palo donde sufren los defensas y el portero rival y aparecen los devoradores del gol. Habitaba esa zona de peligro Cristiano, que empujó a la red el primero.

Pasaba tan solo un minuto de abrir la lata cuando inventó un testarazo picado a un saque de esquina de Kroos para firmar su doblete. Era el minuto 17 y el Real Madrid ya había recortado la desventaja de dos goles ante la locura de una afición que lo llevaba en volandas.

Comenzó a inquietar el Wolfsburgo a balón parado y acabó sacando la versión salvadora de Keylor Navas. La línea defensiva adelantada alemana hizo caer en continuos fueras de juego a los madridistas. Luiz Gustavo chutaba blando primero y un latigazo minutos después ante el que voló el portero costarricense.

Zidane decidió no tocar su sistema. No cambió de banda a Bale ni pasó a línea de cuatro en el centro del campo. Confiaba hasta el final en su idea inicial.

El héroe reapareció con fuerza en escena como más le gusta. Una tiro libre que chutó con menos potencia de la habitual, aprovechándose de que se abrió la barrera para marcar ajustado al poste.

Cristiano desataba la locura. Temblaba la tribuna del Bernabéu, con toda la afición botando al fin orgullos de su equipo por la entrega. Había recuperado su identidad.

YA SON SEIS CONSECUTIVAS

El Real Madrid accedió por sexta temporada consecutiva a las semifinales de Liga de Campeones, tras derrotar ayer al Wolfsburgo alemán por 3-0.

Desde la etapa del portugués José Mourinho, con tres semifinales, las dos campañas del italiano Carlo Ancelotti y en esta ocasión con el francés Zinedine Zidane en el banquillo, no ha faltado el club blanco a su cita con el penúltimo peldaño de la máxima competición continental.

Será la vigésimo séptima ocasión que el Real Madrid disputa las semifinales de la competición más prestigiosa a nivel de clubes, en la que ostenta el récord de títulos con diez.