Reconstruyendo vidas a través de la microcirugía

Una deformidad en el cuerpo a causa de un accidente o un tumor, puede ser corregido a través de la microcirugía, una cirugía que se realiza mediante microscopio y que se comenzó a desarrollar en el país hace una década pero se ha venido perfeccionando desde hace cinco años.

Doctor Mauricio Mendieta Espinosa. LAPRENSA/M.VALENZUELA

Una deformidad en el cuerpo a causa de un accidente o un tumor, puede ser corregido a través de la microcirugía, una cirugía que se realiza mediante microscopio y que se comenzó a desarrollar en el país hace una década pero se ha venido perfeccionando desde hace cinco años.

En Nicaragua solo hay tres doctores especializados en este campo, uno de ellos es el doctor Mauricio Mendieta Espinosa, quien recientemente fue nombrado en Uruguay como vocal el capítulo de microcirugía de la Federación Iberoamericana de Cirugía Plástica —la organización más grande de cirugía plástica— constituida por 22 naciones y seis mil cirujanos certificados.

Lea: Tumores de mama necesitan suministro de grasa para crecer

Mendieta se graduó de Medicina General en la Universidad Autónoma de Guadalajara México, luego estudió cirugía en la Universidad Autónoma de Nicaragua (UNAN) y ahí comenzó su sueño de ser cirujano plástico y empezó la especialidad en cirugía plástica reconstructiva en el Hospital General de México que la perfeccionó estudiando microcirugía en la Universidad de Kentucky.

Ahora Mendieta junto a dos doctores trabaja en el Hospital Militar donde realizan microcirugía, la mayoría de estas son a pacientes sobreviviente de cáncer de mamas.

“La microcirugía tiene la ventaja de poder hacer reconstrucciones de defectos complejos,  hablese de áreas muy grandes que requieren de tejido que podemos llevar con arterias y una vena, y ser reconectados para tener una mejor función y apariencia estética. Además solo se hace un procedimiento en vez de estar haciendo de cinco a seis procedimiento, ya sea por secuela de cáncer o de algún accidente o traumatismo”, sostuvo Mendieta.

SATISFACCIÓN PERSONAL

Mendieta asegura que la microcirugía es un trabajo gratificantes, pues muchos pacientes llegan emocionalmente destrozados y después que pasan por el proceso y ven los resultados logran recuperar su autoestima.

“Esa parte de la microcirugía es lo mejor, ver a tu paciente sonriente, alegre después de haber pasado por un momento duro, realmente este procedimiento restablece el estado sicológico del paciente”, dijo Mendieta

MALOS PROCEDIMIENTOS

Estela (nombre ficticio) es una mujer sobreviviente de cáncer de mamas. Ella cuenta que después de pasar por un diagnóstico que nadie quiere aceptar, viene una etapa dura como es ver tu pecho plano con una cicatriz que te recuerda cada día lo que pasaste. Sin embargo Estela explica que cuando decidió reconstruir su seno tuvo la peor experiencia, le realizaron dos operaciones y la apariencia física no era grata.

«Mi oncólogo me dijo que había la posibilidad de reconstruirla inmediatamente, pero yo, como lo que quería era salvarme dije que eso era después. La verdad es que no me interesaba, pero luego cambié de parecer cuando a los ochos días estaba en recuperación y mi hija menor me llama por teléfono y me dijo: mamá ya no vas a venir planita, ahí pensé que lo tenía que hacer, no por mi sino por mis hijas, pero lamentablemente tuve una mala experiencia, caí en las manos no indicadas”, dijo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: