Africanos y asiáticos presionan en Peñas Blancas para ingresar a Nicaragua

El objetivo de que las autoridades nicaragüenses les permitan el paso es para continuar su viaje a Estados Unidos.

Más de 100 migrantes extracontinentales (africanos y asiáticos) que burlaron la seguridad en Paso Canoas y cruzaron de Panamá hacia Costa Rica, hoy hacen presión en la frontera de Peñas Blancas, con el objetivo de que las autoridades nicaragüenses les permitan el paso para continuar su viaje a Estados Unidos.

Así lo confirmó el Ministro de Seguridad de Costa Rica, Gustavo Mata, en declaraciones brindadas en Ciudad Neyli, cerca de Paso Canoas, frontera con Panamá, donde hay un ambiente de protesta y tensión debido al interés de más de 2,200 migrantes cubanos y extracontinentales  que presionan por ingresar a Costa Rica.

“Tenemos noticias de que ya en peñas Blancas existen unas 160-150 personas que son extracontinentales, incluso se nos está reportando que hicieron un bloqueo sobre la carretera de paso hacia Peñas Blancas, ya estamos sitiando la zona”, confirmó el Ministro Mata.

“No vamos a permitir eso, no le permitimos a los ticos mucho menos a personas que vienen en condición irregular a nuestro país a hacer desorden. No tenemos noticias oficiales de Nicaragua de que (hubo violencia contra los extracontinentales en Peñas Blancas), nosotros tenemos un actuar limpio apegado a los derechos humanos”, añadió.

La crisis con migrantes cubanos y ahora extracontinentales, se ha dado más hacia el sur de Nicaragua, dado que Costa Rica mantiene su posición de no permitir el paso de ellos ante la incapacidad de atenderlos en su territorio, pues quedarían nuevamente varados porque Nicaragua también tiene cerrado desde hace 5 mesesel ingreso de ellos.

Aunque Costa Rica ha blindado la frontera de Paso Canoas, con ayuda de coyotes muchos han logrado permear la seguridad, como ocurre con quienes hoy están en Peñas Blancas.

Esta mañana, un nuevo grupo de 100 cubanos protesta del lado panameño de la frontera exigiendo el ingreso a Costa Rica. Ayer, unos 1,300 ingresaron de formaabrupta a Costa Rica, pero fueron devueltos por la noche a Panamá, lo que provocó un blindaje costarricense en la zona con 300 policías.

Según el Ministro Mata, la policía no colabora con el problema, dado que no les impide el paso a ninguno de ellos hacia Costa Rica.

Con los 1,300 que ingresaron de manera abrupta a Costa Rica, fue porque la frontera del lado panameño quedó sin vigilancia, al desplazarse los oficiales canaleros hacia una huelga interna cerca de Paso Canoas.

“Aquí el accionar (de devolución de migrantes irregulares a Panamá) será así, será una situación bastante difícil, de desgaste económico grande porque ya estamos  trayendo alimentación a 300 policías que están a lo largo de la frontera, eso significa más recurso móvil, de vigilancia aérea, y otras tecnologías como drones”, concluyó el Ministro.

Esta mañana 80 migrantes intentaron ingresar de forma abrupta de nuevo a Costa Rica, pero la policía los rechazó. Otro grupo de 39 extracontinentales y cubanos están siendo rechazados a suelo panameño.

Ellos fueron detenidos en la fronteriza Ciudad Neyli, mientras se trasladaban en un autobús.