Equidad en pymes

La promoción de prácticas que contribuyan a la equidad de género en una empresa no solo tiene que ser tarea de las grandes, sino que las micro, pequeñas y medianas también pueden hacerlo.

negocios

El apoyo de la cooperación internacional permitió al INDE canalizar fondos para proyectos de emprendimiento, participación ciudadana y desarrollo empresarial. LA PRENSA/ARCHIVO

La promoción de prácticas que contribuyan a la equidad de género en una empresa no solo tiene que ser tarea de las grandes, sino que las micro, pequeñas y medianas también pueden hacerlo.

Óscar Artiga, gerente regional del programa Impulsa tu Empresa que ejecuta la organización de desarrollo TechnoServe, explica que unas 53 pequeñas o medianas empresas ya lo están empleando en sus negocios.

“Se trata de crear una cultura empresarial que busca el bienestar de los trabajadores y en este caso que existan condiciones favorables para las mujeres. Trato justo, comprensión ante la maternidad y que todo ello busque menor rotación laboral”, manifestó Artiga.

Lea: Trabajadores felices, empresas más productivas

En ese esfuerzo Fanny Díaz Valenzuela, propietaria de la Panadería Fanny en Somoto, Madriz, explica que como parte de su responsabilidad capacitan a otras mujeres de la zona y les enseñan sobre la elaboración de pan.

“Eso con un doble significado porque nuestras trabajadoras que son ocho mujeres también desarrollan su potencial de liderazgo y se sienten parte de los proyectos del negocio. Y procuramos estar pendientes de cualquier detalle que como mujeres necesitan para desempeñarse”, agregó Díaz Valenzuela.

Ese esfuerzo por entender a cada mujer que colabora con ella les ha permitido tener un personal más responsable, comprometido y que crecieran en ventas, no solo en Madriz, sino también con el abastecimiento en Nueva Segovia.

Lea la historia de esta emprendedora: Venció el desempleo con una idea

Hasta 30 personas llega a emplear Industrias Cantonesas en su producción, distribución y administración. LA PRENSA/J. TORRES
GRUPOS MIXTOS SON CLAVE

Hazel Barahona, asesora en temas de género para TechnoServe, explica que el balance entre plazas para hombres y mujeres en un negocio de vital importancia porque le permite a los gerentes o propietarios ampliar la visión del giro de negocios que llevan.

“También permite tomar decisiones más aterrizadas a las necesidades del grupo, pensar en estrategias mejor enfocadas y hacer mejor uso hasta de los recursos porque cuando una mujer forma parte de una junta directiva, hasta en ese aspecto puede aportar en su aprovechamiento”, mencionó Barahona quien es sicóloga.

Asimismo afirma que cada una de esas acciones de mejoría para las mujeres por muy pequeña o mediana que sea la empresa busca un beneficio frente a la productividad.

También lea: Urge fortalecer a las pymes

Otro de los aspectos que según Artiga se deben fortalecer entre los emprendedores y aquellos que ya tienen un negocio son las habilidades de comunicación, sana autoestima, imagen y prepararse para una negociación.

Vea: