Panamá denuncia arbitrariedad de Costa Rica por devolver migrantes africanos

El director de Migración cifró en 250 los migrantes que, explicó, por sus rasgos físicos proceden en su gran mayoría de África aunque también hay algunos de países asiáticos como Nepal y Bangladesh.

Costa Rica y Panamá

Inmigrantes africanos que intentaban ingresar a Costa Rica retornados a Panamá, en la zona fronteriza. LA PRENSA/EFE

La autoridad migratoria panameña tildó de «arbitraria» la medida de Costa Rica de expulsar hacia Panamá a más de 200 africanos, que no fueron recibido por este país y ahora se encuentran en especie de limbo en la frontera común.

El director del Servicio Nacional de Migración de Panamá, Javier Carrillo, dijo en una rueda de prensa en la capital que las autoridades costarricenses no se han puesto en ningún momento en contacto con Panamá y han procedido a devolver a los migrantes de manera «arbitraria».

«Estas personas fueron llevadas de manera inmediata» a la frontera panameña, «sin ningún tipo de trato migratorio. Las expulsiones masivas pueden constituir violaciones a los derechos humanos consagrados en convenios internacionales», alertó Carrillo.

El director de Migración cifró en 250 los migrantes que, explicó, por sus rasgos físicos proceden en su gran mayoría de África aunque también hay algunos de países asiáticos como Nepal y Bangladesh.

Lea: Africanos y asiáticos presionan en Peñas Blancas para ingresar a Nicaragua

Entre el grupo que se ha quedado en medio de la frontera de Panamá y Costa Rica hay niños y mujeres embarazadas, según Carrillo.

«Ellos no se quieren quedar en Panamá» pues su destino final es Estados Unidos, «nosotros no podemos obligar a seres humanos migrantes a que permanezcan en nuestros territorios, tienen que tener el derecho a continuar su camino. No entendemos el cierre de las fronteras», manifestó Carrillo.

Panamá descartó la posibilidad de deportar a los migrantes, ya que en la región no hay representación consular de los países africanos a los que pertenecería y la mayoría viaja sin documentación.

«Los coyotes (traficantes ilegales de personas) les quitan los pasaportes como estrategia para evitar la deportación», apuntó el panameño.

Según el relato de las autoridades de Panamá, los migrantes fueron retenidos por Costa Rica en la frontera con Nicaragua, montados en autobuses y conducidos a la localidad panameña de Paso Canoas.

«Nicaragua siempre dejó pasar a los extracontinentales, no sé si cambió (su política migratoria). A los que estaban devolviendo era a los cubanos», indicó el jefe de Migración.

La crisis migrantes estalló el pasado 15 de noviembre cuando Nicaragua decidió cerrar sus fronteras alegando razones de seguridad ante la ola de cubanos que cruzan Centroamérica rumbo a Estados Unidos atraídos por las facilidades migratorias que tienen en ese país.

«Los cubanos disfrutan de la Ley de Ajuste Cubano (vigentes desde 1966), los extracontinentales van para el mismo destino, pero no tienen ese privilegio», explicó el director panameño.

El Gobierno panameño se ha puesto en contacto con el representante de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), Santiago Paz, y está esperando la explicación oficial de las autoridades de Costa Rica, anunció Carrillo.

La situación de los migrantes africanos se ha sumado a la de 3,500 cubanos que se encuentran varados en Panamá ante la negativa de Costa Rica de expedirles visados.

El miércoles 13 de abril, cerca de un mil cubanos ingresaron a la fuerza en Costa Rica, pero fueron devueltos a Panamá.