Con dificultades para realizar su trabajo

Desde que el sol aparece, hasta que se oculta, el día es un trajín para el discapacitado Róger Gaitán Gutiérrez, quien a diario se desplaza unos ocho kilómetros en su silla de ruedas, desde su casa hasta su lugar de trabajo, en el mercado municipal Ernesto Fernández de Masaya.

Discapacitados, trabajos,dificultades

Los discapacitados de la parada de taxi del mercado municipal de Masaya, pidieron más apoyo para su trabajo. LA PRENSA/ N. GALLEGOS

Desde que el sol aparece, hasta que se oculta, el día es un trajín para el discapacitado Róger Gaitán Gutiérrez, de 58 años, quien a diario se desplaza unos ocho kilómetros en su silla de ruedas, desde su casa hasta su lugar de trabajo, ubicado en la parada de taxi del mercado municipal Ernesto Fernández de Masaya.

Igual que muchos discapacitados, la movilización de Gaitán Gutiérrez es casi una misión titánica, porque la infraestructura de esta ciudad no le favorece, además que en algunas instituciones públicas y privadas, todavía no han construido rampas para el acceso, esto sin contar con la descortesía de muchos conductores que se desplazan por las calles.

“Hay zonas en las que no podemos ni pasar, porque ponen ventas. Ni al mercado a veces podemos entrar por los obstáculos. Hay conductores de vehículos que son atrevidos y se lanzan, aunque a uno le vean que va pasando.

Nosotros exponemos nuestras vidas, porque si no nos cruzamos a tiempo, nos atropellan”, se quejó Gaitán.
Jorge Ruiz, discapacitado que labora en la parada de taxi del centro de compras, manifestó que en esa zona no cuentan con protección alguna, por lo que todo el año tiene que soportar sol y lluvia. “A veces los taxistas nos obstaculizan la pasada de nuestros clientes. Todo lo que gano es para el sustento de mi familia, y sería bueno que las personas colaboren con nosotros”, dijo.

Los consultados hicieron un llamado a la población y servidores públicos a ser más considerados y que les apoyen a mejorar sus condiciones en esta zona, aunque sea con la donación de un toldo, para no estar a la intemperie.