Irán apoya plan para frenar producción de crudo pero el ministro no va a Doha

Irán apoya el plan que se discute hoy en Doha entre una veintena de miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros productores globales para congelar la producción de crudo, pero ha decidido enviar a la cita qatarí a un representante de menor rango.

Petróleo,crudo

LA PRENSA/ ARCHIVO

Irán apoya el plan que se discute hoy en Doha entre una veintena de miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros productores globales para congelar la producción de crudo, pero ha decidido enviar a la cita qatarí a un representante de menor rango.

Así lo confirmó hoy en Teherán el ministro de Petróleo de la República Islámica, Bijan Zanganeh, quien insistió, en declaraciones difundidas por su Ministerio, que cualquier plan para reducir o frenar el suministro de crudo a los mercados globales no será aplicado por su país hasta que éste recupere la cuota de mercado previa a la imposición internacional de sanciones en 2011.

Zanganeh alabó la idea de una mayor colaboración entre los mayores productores mundiales de crudo para estabilizar los mercados y apuntó que el plan que se discute en Doha, «por primera vez en muchos años, ha conseguido reunir a países de la OPEC y de fuera de la organización para lograr una cooperación seria y efectiva».

«Hasta el momento, Rusia, el mayor productor del mundo, no estaba listo para trabajar con la OPEC, y éste es el comienzo de una muy buscada relación», añadió.

Sin embargo, el ministro apuntó que Irán ya ha dicho en distintas ocasiones, tanto a sus socios en la OPEC como a países como Rusia, que «deben entender el regreso de Irán a los mercados» y su aumento de producción, ya que si Irán congela su producción a los niveles del pasado enero, «entonces nada hubiera cambiado respecto a las sanciones que pesaban sobre el país».

Así, fuentes del Ministerio informaron de que en la reunión de Doha no habrá representante de alto rango iraní, aunque si estará su gobernador ante la OPEC, Huseín Kazempour, quien apoyará cualquier medida que «mejore la situación del mercado».

A la reunión acuden productores que representan en torno al 75 por ciento del mercado, con la ausencia notable de países como EE.UU y Canadá.

En esta cita se evaluará el acuerdo alcanzado en febrero por Arabia Saudí, Catar, Rusia y Venezuela, que decidieron congelar los niveles de producción, y se estudiará la posibilidad de ampliar este pacto a los principales productores.

El objetivo último es reducir la cantidad de crudo que se inyecta en el mercado, actualmente sobresaturado, para tratar así de frenar la bajada del precio, que se ha devaluado un 75 por ciento en el último año y medio.

Desde el fin de las sanciones sobre su economía, Irán incrementó su producción en unos 500,000 barriles diarios y tiene el objetivo declarado de aumentar su oferta hasta unos dos millones de barriles diarios extra hasta recuperar su producción previa al embargo sobre sus hidrocarburos.