El día a día de la crisis en Brasil

Brasil se debate desde hace más de un mes en una saga político-judicial, con la presidenta Dilma Rousseff amenazada con un juicio de destitución y su predecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, investigado por corrupción.

Brasil

Un manifestante con máscara sostiene muñecos del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva con traje de preso en una marcha en Río de Janeiro. LA PRENSA/EFE

Brasil se debate desde hace más de un mes en una saga político-judicial, con la presidenta de izquierda Dilma Rousseff amenazada con un juicio de destitución o “impeachment” y su predecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, investigado en el marco del escándalo Petrobras.

El procedimiento de “impeachment” se basa en presuntas manipulaciones de las cuentas públicas. La justicia electoral investiga, además, si la campaña por la reelección de Rousseff y de su vicepresidente Michel Temer en 2014 recibió aportes provenientes de la trama ilegal de Petrobras.

La investigación “Lava Jato” reveló un colosal sistema de sobornos pagados por grandes constructoras a directivos de la petrolera estatal y a políticos para ganar licitaciones.

4 de marzo: El expresidente Lula (2003-2010) es interrogado por la Policía Federal, que registra su domicilio.

La operación se produce al día siguiente de la divulgación por la prensa del acuerdo de “delación premiada” del senador Delcidio do Amaral, del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), que implicó en casos de corrupción a Lula y Rousseff.

Lula rechaza las acusaciones y llama a sus partidarios a manifestarse.

10 de marzo: El Ministerio Público de Sao Paulo denuncia al expresidente por ocultación de patrimonio, ya que sospecha que es dueño de un elegante apartamento puesto a nombre de una cementera implicada en el caso Petrobras.

12 de marzo: El partido de centro PMDB, el principal aliado en la mayoría gubernamental, se da un plazo de 30 días para decidir si se retira de la coalición.

13 de marzo: Unos tres millones de personas salen a las calles en ciudades de todo el país al grito de “Fuera Dilma”.

Archivo protesta EFE

16 de marzo: Lula es nombrado ministro jefe de gabinete.

Unas horas después, el juez Sergio Moro, que investiga el escándalo Petrobras, libera la grabación de una conversación entre Rousseff y Lula, considerada por la oposición y por juristas como una prueba de que el nombramiento del expresidente apuntaba a librarlo de la justicia ordinaria y de una eventual orden de prisión.

Manifestaciones de indignación en la calle y en el Congreso.

17 de marzo: Lula es investido jefe de gabinete, pero un juez del Supremo Tribunal Federal (STF) suspende su nombramiento.

Los diputados eligen una comisión de 65 miembros que deberá evaluar si hay causas para destituir a Rousseff.

19 de marzo: Manifestaciones convocadas por el PT y sindicatos “en defensa de la democracia” reúnen a unas 267,000 personas (según la policía) en 55 ciudades.

22 de marzo: Rousseff proclama: “Nunca renunciaré” y denuncia una tentativa de “golpe de Estado” institucional.

Figuras crisis

23 de marzo: Un juez del STF ordena al juez Moro entregar las investigaciones sobre Lula para determinar cuáles pueden ser tratadas por la justicia ordinaria.

29 de marzo: La dirección del PMDB aprueba la ruptura con el gobierno de Rousseff.

7 de abril: El fiscal general, Rodrigo Janot, recomienda anular la designación de Lula como ministro.

11 de abril: La Comisión parlamentaria aprueba la recomendación de su relator, favorable al “impeachment”. La Cámara agenda el inicio del debate para el viernes 15 y la votación para el domingo 17.

14 de abril: El STF rechaza un recurso para suspender los procedimientos de impeachment. El gobierno denunciaba “violaciones” al derecho de la defensa.

15 de abril: La Cámara de Diputados inicia el debate para decidir sobre el proceso de “impeachment”.

17 de abril: La Cámara de Diputados concluye tres días de debates sobre el “impeachment” y se apresta a votarlo.