IMAE creció 4.3% en enero

Como resultado del dinamismo de varios sectores de la economía el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) creció 4.3 por ciento en el primer mes del 2016, con respecto al mismo mes del año pasado.

Como resultado del dinamismo de varios sectores de la economía de Nicaragua el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) creció 4.3 por ciento en el primer mes del 2016, con respecto al mismo mes del año pasado.

El informe de Evolución del Índice Mensual de Actividad Económica, Enero 2016, publicado por el Banco Central de Nicaragua (BCN) detalla que la variación promedio anual del IMAE fue de 4.6 por ciento.

Las tres actividades que más aportaron a este crecimiento fueron: la construcción que inició el año con una expansión del 19.8 por ciento, con respecto a enero del 2015. Luego se ubicó la pesca y acuicultura con un crecimiento del 14.9 por ciento, como resultado del incremento de la captura de langosta, producción de camarón de cultivo y captura de otros productos acuáticos. Con un repunte del 10 por ciento, empujado por el aumento en la entrega de créditos y la captación de depósitos, la intermediación financiera y servicios conexos completa el grupo de actividades que en enero registraron crecimiento de dos dígitos.

También aportaron a la expansión del IMAE hoteles y restaurantes con un crecimiento de 9.8 por ciento, comercio con 7.7 por ciento y agricultura con 6.7 por ciento. El BCN atribuye el dinamismo de la actividad agrícola al aumento del cultivo de maíz, frijol, arroz y café. Y reconoce que este fue parcialmente contrarrestado por la disminución en la producción de caña, sorgo, ajonjolí y tabaco.

Otras actividades que reportan dinamismo son energía y agua, con 4.2 por ciento de crecimiento. Mientras que la explotación de minas y canteras y la industria manufacturera, que cerraron el año pasado en negativo, repuntaron 2.9 y 2.6 por ciento, respectivamente.

Otros no se recuperan

El dinamismo de la mayoría de actividades fue contrarrestado parcialmente por la contracción del sector pecuario y la silvicultura.

La actividad pecuaria cayó 11.9 por ciento como resultado de la merma en la matanza bovina y la exportación de ganado en pie. Sin embargo, dicha disminución fue compensada en parte por los mayores volúmenes de producción de leche y la matanza porcina y de aves.

En tanto la silvicultura y extracción de madera se contrajo en 3.7 por ciento “debido a la menor extracción interanual de troncos de madera registrada en enero”.