Anulado modelo de atención a violencia

La mayoría de las víctimas por violencia sexual en Nicaragua son menores, según el consolidado que realizó la organización Católicas Por el Derecho a Decidir.

Como parte de las acciones para ocultar la violencia contra las mujeres en el país, el Gobierno impide el acompañamiento de las organizaciones a las víctimas. LA PRENSA/ ARCHIVO

La enlace nacional de la Red de Mujeres Contra la Violencia, Reyna Rodríguez, lamentó que tras el cierre de las Comisarías de la Mujer y la Niñez ha sido anulado todo lo que tiene que ver con la ruta crítica y el modelo de atención integral (MAI) para las víctimas de violencia en el país.

A las mujeres las están llevando a una mediación y les recomiendan que regresen con sus compañeros de vida y que traten de perdonar, denunció Rodríguez.

3,440
víctimas de violencia sexual en 29 municipios el año pasado fueron mujeres menores de edad. Esta información se desprende de los boletines del Instituto de Medicina Legal (IML).

BUSCAN CALLAR A LAS MUJERES

“El Estado en general busca callar para que las mujeres no hablen de la violencia que viven, no hablen de esta realidad”, sostuvo la enlace nacional de la Red de Mujeres Contra la Violencia.

Tras referir que aunque la violencia de género ha aumentado, las autoridades minimizan estos hechos con datos estadísticos mediáticos que ha establecido la misma Policía, con lo cual invisibilizan la realidad que sufren las mujeres a nivel nacional.

“Se trata de decir que en Nicaragua se vive bonito, en paz y en reconciliación”, manifestó Rodríguez, quien denunció que a las organizaciones les impiden que brinden un acompañamiento a las víctimas de violencia.

INCUMPLIMIENTO DE LEY

A propósito de esa situación, el informe anual, presentado la semana pasada en Washington por el Departamento de Estado, de Estados Unidos, indica que el Gobierno no hizo cumplir la ley con eficacia, lo que favorece la impunidad generalizada y el aumento de la violencia.

Además destaca que muchas mujeres sobrevivientes de violación y otros delitos sexuales están renuentes a denunciar el abuso debido a los exámenes médicos forzados, el estigma social, el miedo al castigo, impunidad de los autores y la pérdida de la seguridad económica.

Rodríguez lamentó que a la situación de violencia que viven las mujeres en Nicaragua se suma un Estado pasivo, insensible ante esa problemática.

VÍCTIMAS SON MENORES

La mayoría de las víctimas por violencia sexual en Nicaragua son menores, según el consolidado que realizó la organización Católicas Por el Derecho a Decidir sobre los datos encontrados en los boletines, donde el Instituto de Medicina Legal (IML) recoge la información sobre los peritajes practicados el año pasado en 29 municipios de los 153 del país.

Solo en esos municipios el IML realizó 4,326 peritajes por violencia sexual, de los cuales 2,077 fueron a niñas menores de 13 años, otros 1,363 peritajes fueron efectuados a víctimas cuyas edades comprendían entre 14 y 17 años. El resto de ese total contabilizado fueron varones.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: