Martirio de nunca acabar para Ximena Gutiérrez

Luego de recuperar a su hijo Arún Valentín, secuestrado por su propio padre en noviembre de 2015, continúa recibiendo amenazas y teme estas se cumplan. Solicita apoyo del Estado de Nicaragua para que se haga justicia.

Cuando a Ximena Gutiérrez le entregaron a su hijo Arún Valentín, después que su expareja Michael Sahm se lo había llevado del país en noviembre del 2015 de forma ilegal, pensó que la pesadilla había terminado; pero se equivocó porque cinco meses después sigue en la lucha para que no se lo arrebaten de sus brazos.

Gutiérrez, quien tuvo que llevar a terapia a su hijo producto del secuestro, aseguró que ha recibido amenazas de Sahm por medio de las redes sociales y que él no se presentó a una audiencia de juicio realizada en diciembre porque no estaba en el país.

“Yo había empujado mucho esto porque uno tiene que saber que si él no quiere enfrentar la justicia si lo van a declarar prófugo… hasta ahora no ha dado ninguna señal”, manifestó Gutiérrez respecto a que él enfrente la justicia nicaragüense.

Todo esto, explicó Gutiérrez, ha creado temor en ella y Arún y como medida incluso el niño no está asistiendo a clases. “Estamos temerosos porque él cometa otra locura, estamos pidiendo protección al Estado”, finalizó.

CITA DE HOY

A las 2:00 p.m. de hoy está prevista otra audiencia de juicio en el Juzgado Cuarto de Violencia, en el Complejo Judicial Central.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: