El libro y la conciencia de la libertad

En su mensaje con motivo de la celebración del Día del Libro en este año, la directora general de la Unesco, Irina Bokova, ha expresado que “no hay nada como un libro.

Hoy es Día Internacional del Libro y los Derechos de Autor, proclamado desde 1995 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en memoria de que el 23 de abril de 1616 fallecieron los insignes escritores Miguel de Cervantes, Inca Garcilaso de la Vega y William Shakespeare.

En su mensaje con motivo de la celebración del Día del Libro en este año, la directora general de la Unesco, Irina Bokova, ha expresado que “no hay nada como un libro. Un libro es un vínculo entre el pasado y el futuro. Es un puente entre generaciones y entre culturas. Es una fuerza para crear y compartir la sabiduría y el conocimiento”.

Pero los libros no sirven para nada sin lectores. Y sobre la importancia de la lectura es oportuno recordar lo dicho por Mario Vargas Llosa cuando recibió el Premio Nobel de Literatura, en 2010: “Aprender a leer fue lo más importante que me pasó”.

Es fácil entender la enorme diferencia que hay entre una persona que sabe leer y otra que no lo sabe. Pero también entre quien lee habitualmente y aquel que no lo hace porque no le da la gana. De sobra se conoce que las personas que leen tienen más posibilidad y oportunidad de abrirse paso en la vida y triunfar, que quienes no dan importancia a la lectura.

Pero además, aquellos que no leen son fácil presa de los malvados que se aprovechan de que haya tantas cabezas vacías, para despojarlos de sus derechos de ciudadanía y de la dignidad de la libertad, con el fin de imponer regímenes autoritarios y caudillistas.

En Hispanoamérica el Día del Libro se celebra principalmente en memoria de Cervantes, cuya obra literaria fue extensa pero se le conoce ante todo por su novela El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, mejor conocida como Don Quijote, estimada como la obra principal de la literatura española y una de las más importantes de la literatura universal.

Cervantes, según anotan los historiadores, comenzó a escribir Don Quijote cuando estaba preso y quizás por eso asoció el sentido de su libro con el valor de la libertad. “La libertad —escribió en esa obra inmortal— es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres”.

Pero es claro que para conocer lo que dice Cervantes e impregnarse la conciencia con la dignidad de la libertad que él enseña, hay que leerlo. Así como hay que leer tantos libros que ilustran, elevan el espíritu y hacen de cada lector una mejor persona .

En eso radica la importancia esencial y suprema del libro y la lectura.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: