“Chocolatito” dio mérito a la capacidad para aguantar golpes de Arroyo. LA PRENSA/ Harry How/ Getty Images/ AFP

Román González: Arroyo se movía mucho

Román “Chocolatito” González subió con la presión de seguir impresionando como el boxeador número uno del mundo que es, pero al final estaba consciente que el combate no fue como se esperaba. Ganó fácil, pero el deleite que acostumbraba a brindar sobre la tarima no fue constante, fueron lapsos nada más.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: