Los “eternos” dirigentes estudiantiles

Luis Andino asumió el poder de la UNEN este 19 de abril en un acto que conmemoró la caída de Roberto González, el último mártir de la lucha por la autonomía y el 6% constitucional en el país.

En 2006, durante el último año de gobierno del presidente Enrique Bolaños, la UNEN marchaba en las calles apoyadas por la Federación Nacional de Trabajadores (FNT)., ambos son grupos de presión que controla el FSLN. LA PRENSA/ ARCHIVO

La dirigencia de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) ahora es más apetecida, no porque este gremio defienda los intereses de los universitarios sino porque quien lo lidera devenga un salario mensual de 18,000 córdobas (dos veces el salario promedio del sector formal del país) y, entre otras cosas, puede aprovechar la “flexibilidad” del sistema universitario para cambiarse de carrera cuantas veces lo requiera y así perpetuarse dentro del movimiento que una vez defendió los derechos estudiantiles.

Ser el presidente de UNEN —explica el exdirigente estudiantil y hoy defensor de los derechos humanos, Gonzalo Carrión Maradiaga—, significaba “ser representante de los intereses de los estudiantes en el orden académico y en el orden reivindicativo que caracterizaba (al gremio estudiantil)”.

Carrión —presidente del Centro Estudiantil Universitario de la Universidad Centroamericana (Ceuca) entre 1990 y 1992 y fundador de la Juventud Sandinista (JS 19 de Julio)—, afirma que como líder estudiantil nunca recibió un salario mensual y tampoco abandonó su carrera de Derecho para inscribirse en otra y prolongar su condición de estudiante. Terminó su carrera en cinco años.

“Nosotros éramos estudiantes beneficiarios del sistema de becas, nada que ver con lo que oigo (ahora) que hay salarios”, aclara Carrión.

No obstante, hoy ese puesto gremial —admite el actual presidente de la UNEN, Luis Andino—, significa apoyar el “cambio social de nuestro país, el cual es impulsado por nuestro gobierno (sandinista)”.

Andino asumió el poder de la UNEN este 19 de abril en un acto que conmemoró la caída de Roberto González, el último mártir de la lucha por la autonomía y el 6% constitucional en el país.

Ahí reconoció que “tenemos el compromiso de ser cada día mejores y una vez egresados de nuestras carreras nos volcaremos al cambio social de nuestro país, el cual es impulsado por nuestro gobierno. Nuestro compromiso es seguir luchando, defendiendo la autonomía universitaria y no desde las calles sino a través de la promoción de la calidad en la educación”.

Sin embargo, Andino, para convertirse en el presidente nacional de la UNEN, se inscribió en una segunda carrera, Derecho y es estudiante activo de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).
Él ha sido vicepresidente de UNEN de la Facultad de Humanidades de la UNAN-Managua, presidente de UNEN en la UNAN-Managua y ahora, durante los próximos tres años, será presidente nacional de la UNEN. Cada periodo dura tres años.

“Ustedes pueden investigar en la secretaría general o incluso donde quieran porque yo llevo segunda carrera. Yo tengo licenciatura en Diplomacia y Ciencias Políticas. Estoy estudiando cuarto año de Derecho… soy licenciado”, se defiende Andino.

UN DIRIGENTE DE ANTAÑO

En marzo de 2014, Isaac Bravo Jaen, de 38 años —quien entregó la presidencia de la UNEN la semana pasada— afirmó que “nosotros (los dirigentes estudiantiles) recibimos un salario, somos asalariados. Mi salario es de 18,000 córdobas. Es hasta enero de este año del 2014 que el ejecutivo nacional de UNEN recibe un salario y lo podés ir a revisar, porque se está reordenando el tema del movimiento estudiantil y como parte de un trabajo formal de tiempo completo se está entonces ahora dando un salario al ejecutivo nacional”.

La trayectoria de Bravo en el sistema universitario es guardada con recelo por las autoridades de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). El rector de esta casa de estudios, Néstor Gallo, asegura: “Es de hecho una información que es privada (y) tiene que ser en este caso autorizada por el bachiller (Bravo)”.

Sin embargo, Gallo también asegura que “es posible (y) voy a adelantarme a algo que en realidad yo no tengo la información, pero esas cosas (extender el periodo de culminación de una carrera) sí son posibles y hacerlas desde el punto de vista legal, porque eso depende de las asignaturas que él (Bravo) haya ido inscribiendo en cada uno de los semestres”.

Además, el rector añade: “Sabemos que el trabajo de la dirigencia estudiantil pues también es un poco complicado, demanda mucho tiempo de parte de ellos, de parte de sus bases, etcétera, y entonces a lo mejor él hizo un plan, no le estoy diciendo que él lo hizo, estoy sospechando que pudo haber hecho un plan de este tipo, pero no haciendo ninguna ilegalidad dentro de la universidad”.

Entonces ¿quiere decir que yo como estudiante puedo sacar una carrera en 12 años si quiero?

“Eso depende de las asignaturas que usted pueda inscribir o quiera inscribir… no se obliga a que tiene que inscribir una cantidad de asignaturas específicas por semestre, cada uno puede hacer su plan. Eso no es nada raro dentro de la universidad porque hay muchos estudiantes trabajadores que tienen que hacer su propio plan para poder llevar el sustento a su familia, pero además ir avanzando en su carrera y siempre y cuando les permita hacer eso, es también legal. O sea no hay algo que les obligue a ellos a inscribir cinco clases, seis clases (por semestre) sino que ellos pueden hacer su propio plan, su propia estrategia”, justifica Gallo.

Al ser consultado por LA PRENSA, el pasado 30 de marzo del 2016 al finalizar la Rendición Social de Cuentas 2015 del Consejo Nacional de Universidades (CNU), Bravo dijo que no daría entrevistas. Él, durante ese acto oficial, fue presentado como bachiller.

En esa ocasión lo que se quería confirmar con Bravo — además del año en que ingresó a la UNI— es lo que afirma una fuente de la dirigencia estudiantil que pidió el anonimato. La fuente afirma que Bravo —antes de ser presidente nacional de la UNEN— dirigió el Comité Electoral de Recinto en el Recinto Universitario Pedro Aráuz Palacios (Rupap) de la UNI y también fue vicepresidente y luego presidente del Comité Electoral Nacional (CEN) de la UNEN.

Cada periodo dentro de la dirigencia, según los Estatutos de la UNEN, dura tres años. Es decir, que Bravo durante al menos nueve años ocupó cargos dentro del movimiento estudiantil que una vez luchó por los derechos estudiantiles. Cada carrera profesional, según los planes académicos de cada universidad, dura entre cuatro y cinco años.

SIEMPRE HAN SIDO JS

El diputado Eliseo Núñez, de la Bancada Alianza del Partido Liberal Independiente (Bapli), apunta que “yo creo que no es un tema simple de que la UNEN ahora es JS, la UNEN siempre fue JS, la UNEN nunca tuvo independencia de criterio, siempre fue el brazo útil del Frente Sandinista, ellos saben que uno de los focos de rebeldía más grande que hay son los jóvenes universitarios, tienen la combinación perfecta para ser rebeldes, tienen la capacidad intelectual y tienen grandes ilusiones que los llevan a enfrentarse al sistema. Entonces ahora ellos han querido mantener, diría yo, controlada esa rebeldía juvenil en las universidades”.

Uno de los estudiantes que participó como candidato en las elecciones de UNEN en los recintos el año pasado cuenta que antes de las elecciones son citados por el ministro de la Juventud, Bosco Castillo, quien, entre otras cosas, los cuestiona sobre la obediencia al partido de Gobierno.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: