Culpables Álvaro Montealegre, Hugo Paguaga y Roberto Bendaña

La fiscal Grethel Fernández llamó a los acusados "mafiosos" que hacen empresas de papel para estafar a la gente y luego las quiebran. "Ese es el modus vivendis de Álvaro Montealegre", dijo la fiscal.

Álvaro Montealegre

Álvaro Montealegre. LA PRENSA/M. Vásquez

El juez Octavio Rothschuh declaró culpable de estafa agravada, ofrecimiento fraudulento y crimen organizado a Álvaro Montealegre, Hugo Paguaga y Roberto Bendaña.

Según el judicial se comprobó que los procesados crearon la empresa International Investmenst and Financial Services, Inc., para captar dinero de las 17 víctimas y luego transferirlo a las tres empresas de Álvaro Montealegre, entre estas, Café Don Paco, Q Farmacia y Almori BPO Service, S.A.

Este juicio inició el 14 de abril de este año, aunque todo el proceso comenzó en junio del 2013, con la denuncia de las monjas teresianas. “No es necesaria la prueba pericial, para analizar y ver que el contrato firmado entre las víctimas y los acusados no coincide con los objetivos de la creación de la empresa en Panamá”, dijo Rothschuh.

Además, hizo énfasis en que “sí hubo engaño, ardil bien estructurado” por los acusados, para convencer a las víctimas.

SON INDOLENTES

“Son los arquitectos de las enfermedades y dolencias que están pasando las víctimas, que la mayoría son de la tercera edad, y eso es indolencia”, agregó el judicial. Además, dijo que el acusado Hugo Paguaga no explicó a las víctimas el riesgo que corrían en este tipo de operaciones, “los ocultó con conocimiento de causa, hay una estructura bien organizada”, dijo el juez entre los argumentos de su fallo.

DEBATE DE PENA

Después de casi dos horas de argumentación de fallo de culpabilidad, el juez pasó al debate de la pena, donde la fiscal Grethel Fernández, después de agradecer el fallo de culpabilidad, solicitó la pena de seis años por estafa agravada, cinco años por crimen organizado y un año de cárcel por ofrecimiento fraudulento. Además, argumentó la gravedad de los hechos para pedir que aumentara las penas al máximo establecidas en la ley. Mientras tanto, las defensas manifestaron no estar de acuerdo con la decisión judicial porque aseguran que este caso debió ventilarse en materia civil o mercantil, pero no penal. Además aseguran que las víctimas lo que hicieron fue una inversión riesgosa en la empresa International Investmenst and Financial Services, Inc., propiedad de Álvaro Montealegre, donde Hugo Paguaga era gerente general y captaba el dinero de los clientes.

NO EXIMIÓ A BENDAÑA

Regina Largaespada, defensa de Roberto Bendaña, en sus alegatos finales pidió un fallo de no culpabilidad para su defendido e invocó el principio de inocencia y la duda razonable, puesto que ninguna de las 16 víctimas testigos, lo señalaron de haberles recibido dinero, ni atenderlos en la empresa, por eso la Fiscalía no desvirtuó el principio de inocencia de su representado. Mientras tanto, Juan Manuel Guerrero sostuvo en sus alegatos finales que las víctimas debieron prever los riesgos de su inversión e insistió que este caso debería estar en la vía civil.

ELIGIERON A LAS VÍCTIMAS

La fiscal Grethel Fernández dijo que los acusados determinaron bien a sus víctimas, porque Hugo tenía conocimiento por su experiencia de quiénes tenían recursos, además, Álvaro Montealegre también manejaba información por el medio en que se ha movido su familia; buscaron a las víctimas de la tercera edad y un gerente habilidoso con gran labia, como Hugo Paguaga un habilidoso captor de clientes.

Las víctimas dicen que los acusados nunca les dijeron que el dinero era para financiar las tres empresas de Álvaro Montealegre. “Si a mí me hubieran dicho que mi dinero iba ser para las empresas de Montealegre, nunca hubiera depositado mi dinero”, dijo Juana Alonso Ordeñana, una de las víctimas.

Mientras Walter Tinoco dijo: “Yo hablé de depósito a plazo fijo con Hugo Paguaga no de inversión”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: