Para mejorar situación económica se requiere voluntad

Mejorar la "compleja" situación económica que enfrenta Honduras requiere más voluntad política y un pacto fiscal que ayude a alcanzar un sistema tributario equitativo, con un gasto público efectivo y transparente.

Honduras

Mejorar la «compleja» situación económica que enfrenta Honduras requiere más voluntad política y un pacto fiscal que ayude a alcanzar un sistema tributario equitativo, con un gasto público efectivo y transparente, dijo en entrevista con Acan-Efe el exministro de Finanzas Hugo Noé Pino.

«La economía de Honduras atraviesa una situación muy compleja a pesar de la reducción del déficit fiscal, lo cual ha ayudado a la estabilidad macroeconómica, pero su crecimiento económico es moderado», subrayó.

El déficit fiscal de Honduras llegó al 3.5 por ciento en 2015, al 4.5 por ciento en 2014 y al 7.9 por ciento en 2013, de acuerdo a cifras oficiales.

Economista de profesión, Pino aseguró que el crecimiento económico de Honduras, estimado en 3.5 por ciento anual, se ve «realmente reducido» por la alta tasa de crecimiento de la población, de 2 por ciento al año.

La economía hondureña también es afectada por la caída del precio en sus exportaciones de café, aceite de palma africana, banano y camarón, entre otros productos, añadió.

SE NECESITA PACTO FISCAL

De ahí la necesidad de que Honduras suscriba un pacto fiscal que permita alcanzar una política tributaria «equitativa», un gasto público «más eficiente y más transparente» que abone al combate de la corrupción, enfatizó Pino, quien fue presidente del Banco Central del país centroamericano de 1994 a 1997.

Ese pacto fiscal debe establecer «objetivos comunes» y promover la generación de empleo y la atracción de inversión extranjera para mejorar las condiciones de vida de los 8.5 millones de habitantes que tiene el país, de los cuales más del 60 por ciento viven en pobreza, destacó.

Honduras necesita «una distribución del crecimiento económico de tal forma que llegue a todos los sectores», dijo Pino, quien señaló que eso se logrará con un sistema tributario «eficaz y eficiente».

Para el economista, también exembajador ante las Naciones Unidas y Estados Unidos, en Honduras se necesita «mucho diálogo» entre los diferentes sectores y que «se depongan posiciones sectarias» para avanzar en la búsqueda de un pacto social que complemente un plan fiscal.

En su opinión, Honduras «no es un país atractivo a la inversión extranjera, inclusive a la inversión doméstica», debido al «deterioro institucional», lo cual, dijo, «no genera un mayor dinamismo de la economía» de la nación.

MAYORÍA DE HONDUREÑOS EN SITUACIÓN PRECARIA

Aunque reconoce que el Gobierno que preside Juan Orlando Hernández ha hecho un ajuste fiscal por enderezar la economía hondureña, aseguró que eso ha implicado un aumento de impuestos indirectos, que afectan especialmente a los más pobres.

Pino dijo que parece que en Honduras «no existiera voluntad» para mejorar el crecimiento económico, reducir la equidad social y combatir la pobreza, por lo que considera necesario que la ciudadanía exija a los partidos «llegar a acuerdos nacionales».

«Sin movilización ciudadana no hay cambio político que se pueda dar», subrayó el economista, quien además considera que Honduras tiene un nivel «bajo» en desarrollo humano, lo que se refleja en que «la mayoría» de los hondureños viven en «situación precaria» porque no hay empleo y sus ingresos son reducidos.

Ante ese panorama, el exministro hondureño llamó la atención al Gobierno de Hernández para que tome «medidas» orientadas a mejorar las condiciones de vida de la población.

Además, considera que los programas de asistencia gubernamental solo palían parcialmente la pobreza, pero no ayudan a reducir el problema que enfrentan millones de hondureños, por lo que también instó al Gobierno a garantizar «educación y salud» a sus ciudadanos.

Pino apuntó que el Gobierno además debe reducir hasta en un 40 por ciento las exoneraciones fiscales para disminuir la desigualdad, la pobreza y la exclusión social.

El fisco de Honduras deja de recaudar anualmente entre 746.6 y 878.3 millones de dólares a causa de las exoneraciones a empresarios u organizaciones, según cifras oficiales.

El economista llamó además a aliviar un porcentaje de la deuda pública de Honduras, que en 2015 representó el 46.4 por ciento del producto interno bruto (PIB), a fin de que pueda liberar recursos para obras públicas.

Honduras cerró 2015 con una deuda pública, que suma las deudas externa e interna, de 9,123.4 millones de dólares (46.4  por ciento del PIB), cifra 6.5 por ciento superior al saldo registrado al cierre de 2014, que era de 8,565.8 millones de dólares, según cifras oficiales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: