La unidad en la oposición nicaragüense

La unidad dentro de la Coalición Nacional por la Democracia, que lidera el Partido Liberal Independiente (PLI), a criterio de José Pallais Arana, miembro directivo de esa Coalición, está lograda y consolidada.

la unidad

Marcha 48, un año por demandas electorales transparentes. LA PRENSA/E. CHAMORRO

La unidad dentro de la Coalición Nacional por la Democracia, que lidera el Partido Liberal Independiente (PLI), a criterio de José Pallais Arana, miembro directivo de esa Coalición, está lograda y consolidada.

“La unidad está lograda y consolidada en la Coalición Nacional por la Democracia; allí están presentes todas las corrientes ideológicas existentes en el país: hay movimientos liberales, un partido evangélico, los socialcristianos y un partido de tendencia sandinista. Está todo el espectro político del país”, asegura Pallais, miembro del Movimiento Liberal Ramiro Sacasa Guerrero, aliado en la Coalición por la Democracia.

Según Pallais, otros como el Movimiento Unidad con Dignidad, ven la posibilidad de la unidad para buscar candidaturas, mientras con el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) no ha sido posible la unidad al considerarlos “aliados de la dictadura orteguista” bajo el liderazgo de Arnoldo Alemán.

“El PLC está asociado al Frente Sandinista y no tiene la característica de un partido de oposición efectiva a la dictadura, pues desde hace un año se les solicitó que se unieran en un ejercicio de unidad con acción, pero no se sumaron por no confrontar al Frente Sandinista y sus diputados han estado votando con el Frente en la Asamblea Nacional”, sostiene Pallais.

NO HABRÁ UNIDAD

A juicio del exdiputado liberal Maximino Rodríguez, no habrá unidad política opositora. “No habrá unidad, los dueños de los partidos no sandinistas lo único que buscan son curules o escaños en la Asamblea Nacional. Es la triste realidad”, asegura Rodríguez, quien aspiraba a la candidatura presidencial dentro de la Unidad Liberal, Republicana y Sindical, que lidera el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), pero renunció cuando se percató que no sería el ungido.

De acuerdo con Rodríguez, el efecto de la falta de unidad y el abstencionismo terminarán con la oposición política del país en las próximas elecciones nacionales.

“Hay tendencia a desaparecer (la oposición), pues abstención es el segundo adversario después del orteguismo”, advierte Maximino Rodríguez.

UNIDAD A SEGUNDO PLANO

A criterio de Edgard Matamoros, presidente del Movimiento Unidad con Dignidad (MUD) la unidad política opositora pasó a un segundo plano, criticando que el PLC y el PLI iniciaron sus actividades de campaña electoral.

“La unidad opositora de todo el país ya pasó a segundo plano, el PLC y el PLI iniciaron campañas enmarcados en candidaturas y para nosotros eso no es unidad opositora, eso es unidad partidaria, que solo beneficia sus coaliciones”, detalló Matamoros.

Lea también: Cancelan reunión de unidad opositora

Edgard Matamoros insiste en que la unidad debe darse entre el PLI y el PLC porque son partidos históricos y aglutinan votantes.

Sin embargo, el PLC es dominado por el caudillo liberal Arnoldo Alemán, que para amplios sectores en la oposición es factor de división al asociarlo con el Frente Sandinista.

¿LA DIVISIÓN?

En el 2006 la oposición fue dividida a las elecciones y Daniel Ortega ganó esos comicios. El voto opositor se dividió entre Eduardo Montealegre y José Rizo.

En el 2011 el PLC fue un total fracaso. Fabio Gadea, compitiendo en la casilla del PLI, aglutinó la mayor parte de los votos opositores.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: