Nicas en el exterior se quejan porque no los dejan votar

Se aproximan elecciones y los nicaragüenses radicados en el exterior no podrán una vez más participar para elegir a las autoridades en Nicaragua

Nicas en el exterior

Se estima que Un millón de nicaragüenses residen en el exterior. LA PRENSA/ARCHIVO.

Se aproximan elecciones y los nicaragüenses radicados en el exterior no podrán una vez más participar para elegir a las autoridades en Nicaragua, pese a que existe una legislación que otorga ese derecho. La Ley, de acuerdo al doctor Rafael Cárcamo, miembro del Comité pro cédula en California, no se cumple por falta de voluntad política.

La Ley 152, de Identificación Ciudadana, fue aprobada en enero de 1993. “Han pasado tres gobiernos liberales y dos periodos del sandinismo y no han implementado la Ley por falta de voluntad, no hay otra explicación que no sea esa”, argumentó Cárcamo, un activista que lucha para que se cumpla la Ley que otorga a los nicaragüenses en el extranjero el derecho a la cedulación y el voto.

Cárcamo basa sus razones en el hecho que los nicaragüenses en el exterior han propuesto asumir los costos pagando 25 dólares por cédula.

En el 2006, en Miami, varias organizaciones realizaron la gran convención de nicaragüenses en el exterior, uno de los temas principales abordados fue la cedulación y el voto en el exterior. En el evento participaron representantes de distintos partidos políticos en Nicaragua, los jefes de bancada en la Asamblea Nacional, y representantes de organizaciones y candidatos presidenciales.

“Se creó un documento donde se comprometían a promover la cedulación, la Asamblea Nacional aprobó un millón de córdobas. Es hasta el día de hoy no sabemos qué paso con ese dinero, no cumplieron el compromiso”, precisó.

En septiembre del 2007, realizaron otro evento similar en California, con el mismo objetivo pero tampoco hubo eco de parte de las autoridades.

El activista sostiene que la llegada al poder de Daniel Ortega en enero del 2007, ha dificulta que el gobierno cumpla la ley. A su juicio, la razón es porque la gran mayoría de los nicaragüenses en el extranjero no son adeptos del sandinismo.

Se estima que aproximadamente un millón de nicaragüenses residen en el exterior

“Eso significa que un 20 por ciento del voto está en el exterior, es un voto difícil de manipular porque no le van a regalar una lámina de zinc, un chanchito, podríamos decir que el voto en el exterior en un 90 por ciento es antisandinista y anti orteguista”, alega Cárcamo.

El gobierno sandinista a través del Consejo Supremo Electoral (CSE), el órgano rector, ha argumentado falta de fondos para implementar la Ley.

“La ayuda destinada por los donantes para la cedulación, incluyendo a los connacionales en el exterior ha sido empleada en la entrega de un carnet consular. Lo que han hecho son tácticas dilatorias a un derecho que la Constitución nos avala, es una violación a nuestros derechos humanos el no poder ejercer el derecho al voto”, acotó Cárcamo.

Nicaragua es el único país de Centroamérica que no permite el derecho al voto en el exterior pese a contar con una legislación, Guatemala aprobó a inicios de marzo pasado el derecho de sus connacionales a ejercer el derecho al sufragio en el extranjero. Mientras que en Latinoamérica Uruguay, Nicaragua y Cuba, son los tres países que no permiten el derecho al voto de sus connacionales en el extranjero. La diferencia es que Nicaragua cuenta con una Ley que no aplica.

“El gobierno (sandinista) se llena la boca al decir que es demócrata, pues lo mínimo que debería hacer es cumplir con lo que dice la Ley, para que los nicaragüenses en el exterior puedan incidir ya que hacen gran aporte al país”, dijo Cárcamo.

Recordados en elecciones

Para el representante del comité pro cédula en California, los políticos se acuerdan de los nicaragüenses en el exterior solo en tiempos de elecciones.

“Será el año más difícil porque el nicaragüense que vive en el exterior está cansado de que solo vienen a pedir dinero, a buscar respaldo político pero nada de lo que han prometido han cumplido y no es verdad que no lo hayan podido hacer porque se trata de voluntad política, aquí ha habido engaños pero ya no hay manera que nos vuelvan a engañar. Podría asegurar que no habrá respaldo porque no hay unidad entre las fuerzas opositoras, eso hará muy difícil el apoyo, podrá haber uno que otro grupo, pero no la gran mayoría”, afirmó Cárcamo.

Remeseros

Los connacionales que más aportan a la economía en Nicaragua radican en Estados Unidos, seguido de Costa Rica, España y Panamá, de acuerdo a los datos proporcionados por el Banco Central (BCN).

Cárcamo sostiene que los nicaragüenses en el exterior se han convertido en uno de los principales rubros de la economía nicaragüense. En el 2015, Nicaragua percibió cerca de 1,200 millones de dólares en remesas, más del 50 por ciento procedente de Estados Unidos.

Pero los aportes que los nicaragüenses en el extranjero hacen al país son mayores debido al turismo que realizan al visitar su patria, transporte de carga con ropa y electrodomésticos, miles de retirados han retornado a Nicaragua debido a que los costos de vida son más bajos y aportan con la compra de casas, o invierten en mejorar sus propiedades.

“Sin embargo, a la hora de pedir que se respeten nuestros derechos, no se hace, pero si somos buenos para aportar”, subrayó el activista.

Cárcamo es de la opinión que hay que exigir el cumplimiento de la Ley, incluso con la adopción de medidas drásticas de ser necesario que pudieran afectar el envío de remesas.

“Espero que no lleguemos a ese punto. El Comité Pro Cédula en California, va a tratar de que se cumpla la Ley a través de los espacios legales, no podemos seguir esperando una respuesta y que la Ley duerma el sueño de los justos”, acotó.

Cárcamo sostiene que en Nicaragua no hay condiciones para ir a elecciones de forma transparente y democrática, “ya es hora que podamos incidir en la elección de las autoridades, es un derecho ganado”, concluyó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: