Noel Areas: A algunos no les gustó mi estilo, pero tuve éxito con él

Aun sin llegar a disponer de la picardía de Argelio Córdova, la impetuosidad de Oscar Larios o la suspicacia de Heberto Portobanco, Noel Areas supera a todos los mánagers nacionales en el reglón de las victorias, que es el que realmente importa.

Noel Areas, el mejor mánager de la historia del beisbol nacional.

Aun sin llegar a disponer de la picardía de Argelio Córdova, la impetuosidad de Oscar Larios o la suspicacia de Heberto Portobanco, Noel Areas supera a todos los mánagers nacionales en el reglón de las victorias, que es el que realmente importa.

Areas ni siquiera pareció analítico del juego como Davis Hosdgon. Tampoco pateaba las almohadillas como Alex Torres, ni emitía frases explosivas como Omar Cisneros. Simplemente ideó formas creativas para ganar juegos y resultó el mejor.

“Hay personas a las que no les gustó mi estilo, pero esa forma de dirigir, me llevó a las victorias, así que no tenía sentido cambiarlo”, explica Areas, cuestionado en su época por jugar una pelota conservadora, con énfasis en los toques de bola.

Noel tiene ahora la apariencia de un abuelo bonachón, incapaz de emitir una orden con firmeza, pero detrás de ese aspecto manso, hay un brillante historial, que incluye 14 campeonatos nacionales y 88 victorias con la Selección Nacional de beisbol.

“No me puedo quejar. Dios ha sido bueno conmigo. Me dio la capacidad para tratar bien a los jugadores y eso hacía que ellos jugaran mejor conmigo. Ahora que puedo ver hacia atrás, la verdad me gusta lo que hice y siento mucho orgullo”, afirma Noel.

Nacido hace 75 años en León, Areas tuvo una carrera casi inadvertida como jugador de beisbol, antes de graduarse como contador, profesión que lo llevó a ser el administrador del equipo occidental a inicios de la década de 1970, de la mano de Larios.

“Para 1973, el doctor Larios tuvo unas dificultades con la directiva y su salud se afectó, así que me ofrecieron dirigir al equipo de León y ese mismo año, lo llevé a coronarse. Al año siguiente pasé al Chinandega y también fui campeón”, recuerda.

Ahí se puso en marcha una exitosa carrera, que alcanzaría su punto máximo en los años ochenta, cuando al frente del conjunto de León, ganó cinco campeonatos y comenzó los años noventa con una coronación dramática sobre los Dantos en la Serie Final.

“He tenido muchos momentos emocionantes en mi carrera, pero darle vuelta a una serie que perdíamos 0-3, fue realmente impactante. Aún recuerdo bien el recibimiento que se nos hizo en León. Fue un desborde total”, señala Areas con alegría en su mirada.

Noel se coronó campeón en 11 ocasiones en el beisbol de Primera División y otras tres veces más en la Liga Profesional. De 15 finales disputadas, solo falló una: en 1980 ante el Frente Sur de Rivas, que se llevó el título en el primer torneo postrevolución.

“A nivel de Selección, el primer impacto lo conseguimos en 1974 en San Petersburgo, Florida, cuando quedamos subcampeones mundiales. Y perdimos el juego por el título, el mismo día que Alexis Argüello le ganó a Rubén Olivares”, rememora Areas.

Sus 88 victorias en torneos oficiales con la Selección, constituyen récord para el beisbol nacional y le sacan más del doble a Julio Sánchez, quien con 40, es su más cercano perseguidor. También capturó tres medallas de oro, cuatro de plata y dos bronces.

“Todas las medallas tienen un significado especial para mí, sin embargo la de plata que ganamos en Caracas en 1983, fue la más emocionante porque veníamos de lucir mal en los torneos anteriores y nadie creyó que seríamos capaces de ganar”, asegura.

Areas también ganó una medalla de bronce en el Mundial de Italia en 1998 y dos más de plata en Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Maracaibo (1998) y en Veracruz (2014). Su labor fue muy reconocida y se le nombró Mánager del Siglo XX.

“Jamás estuve en ningún enredo o que le falté al respeto a un jugador. Nada de eso. Uno de mis maestros fue Tony Castaño y recuerdo que me dijo que yo era ganador, pero que debía administrar bien ese don y creo que eso fue lo que hice”, señala Noel.

Ahora Noel batalla contra una enfermedad que ya le arrebató uno de sus ojos, pero todo su entusiasmo permanece intacto, al igual que su huella en el beisbol, donde gobernó y triunfó con una sonrisa en el rostro, pero sin dejar de actuar con honestidad.

Todos tenemos un propósito en la vida. Descubrirlo y honrarlo es quizá la misión más importante que podemos tener. Noel lo consiguió.

“Pronto descubrí que si al jugador lo tratás bien, con respeto, vas a obtener de él mucho más de lo que en realidad podría ofrecer. Esa fue la clave para el éxito en mi carrera”. Noel Areas, el Mánager del Siglo XX

(Trabajo tomado del libro 90 personajes publicado por LA PRENSA con motivo de su 90 aniversario)

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: