Intereses por “el suelo”

Los intereses de la deuda soberana de países ricos se encuentran en mínimos históricos, un fenómeno inédito de consecuencias imprevisibles “que estallará algún día”, advierte el sector.

Los intereses de la deuda soberana de países ricos se encuentran en mínimos históricos, un fenómeno inédito de consecuencias imprevisibles “que estallará algún día”, advierte el sector.

Los rendimientos de los títulos japoneses, suizos, estadounidenses o británicos baten récords a la baja casi a diario en el mercado secundario, donde los bancos y los inversores intercambian libremente los títulos ya emitidos. Ejemplo de esta tendencia, el rendimiento del bono alemán a diez años, de referencia en el mercado, podría tener de un momento a otro un rendimiento negativo, como ya ocurrió con los títulos suizos y japoneses.

“El momento histórico” en el que el rendimiento del Bund (las obligaciones germanas a diez años) podría caer a cero “parece ser una cuestión de tiempo”, avisan los economistas del banco alemán LBBW.

Este viernes, el tipo de interés del Bund alcanzó 0.020 por ciento, cuando en 2014 todavía se situaba por encima del uno por ciento.

La tendencia se acentúa porque los inversores “buscan calidad” y se refugian en el mercado de renta fija, considerado como un remanso de paz, observa Gilles Moëc, economista en jefe de Bank of America-Merrill Lynch. Al invertir masivamente en este mercado, la demanda sube, lo que automáticamente hace bajar los intereses.

DESAFÍA LA  LÓGICA FINANCIERA

El fenómeno desafía la lógica financiera, ya que cuando un inversor compra una obligación con un tipo de interés negativo, tiene que pagarle dinero al emisor si conserva el título hasta su vencimiento. En total, más de 10 billones de dólares de deuda soberana se negociaron con tipos negativos hasta final de mayo, según la agencia calificadora Fitch.

Pero ante todo, el fenómeno supone entrar en tierra incógnita y todos se preguntan cuáles serán las consecuencias.

Bill Gross, gestor del fondo de inversión Janus Capital, conocido en el sector como “el zar de las obligaciones”, advierte de la emergencia de “una supernova que algún día estallará”.

¿SE INCUBA VIOLENTA CRISIS?

Concretamente, el gobernador del banco central alemán, Jens Weidmann, advierte del riesgo de una violenta corrección en forma de “alza brutal de las primas” de interés.

Al contrario de lo que deberían ser, los tipos bajos no son tanto el reflejo de las proyecciones del mercado en materia de crecimiento e inflación (que por tanto serían extremadamente bajos) como la anticipación de unas políticas monetarias muy generosas y que se espera sigan aplicándose.

El BCE y el Banco de Japón están llevando a cabo una política de compra masiva de activos, unida a unos tipos de interés cercanos a cero.

La Reserva Federal estadounidense (Fed) dejó de comprar activos y mantiene los tipos muy bajos, a 0.25 por ciento, pese a una primera subida el pasado diciembre.

En el panorama de tipos bajos influyen también factores estratégicos, y es que los rendimientos “se ven presionados a la baja por el mayor interés por activos seguros, a medida que se acerca el referendo en el Reino Unido sobre la pertenencia a la Unión Europea”, destacan los analistas del banco francés Crédit Mutuel.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: