22 años de cárcel para Álvaro Montealegre

A esta pena se suma el decomiso de cinco fincas a Roberto Bendaña y Álvaro Montealegre, y ordenó su venta inmediata. Además ordenó pagar el capital más dos años de interés a cada víctima.

Condenados,estafa

Álvaro Montealegre (de chaqueta), condenado a 22 años de cárcel, y Hugo Paguaga (cabizbajo) a ocho años. LA PRENSA / J. FLORES

“Las víctimas tienen prioridad de pago”, dijo la fiscal Grethel Fernández, ante la duda de cómo será distribuido el dinero que resulte de la venta inmediata de cinco fincas decomisadas ayer a Álvaro Montealegre y Roberto Bendaña, ya que la Fiscalía dijo el año pasado que estas mismas propiedades estaban hipotecadas con los bancos.

Además del decomiso de las propiedades, Montealegre, Bendaña (juzgado en ausencia) y Hugo Paguaga fueron condenados a 22, 24 y 8 años y seis meses de cárcel, respectivamente, por estafa agravada, ofrecimiento fraudulento y crimen organizado en perjuicio de 17 personas. Estas penas son agravadas a solicitud del Ministerio Público.

FINCAS DECOMISADAS

Entre las fincas decomisadas están: finca El Crucero, con 317 manzanas de tierra, y finca Las Delicias, con 180 manzanas de tierra, ambas propiedad de Álvaro Montealegre.

Mientras que las fincas decomisadas a Roberto Bendaña, quien fue juzgado y condenado en ausencia por estar prófugo de la justicia, son: finca La Esperanza, de 140 manzanas de tierra; finca Laguna Verde, de 15 manzanas de tierra (ambas ubicadas en Matagalpa) y finca El Paraíso, de 270 manzanas de tierra, aclaró el judicial.

El juez Octavio Rothschuh ordenó la venta inmediata de estas propiedades para resarcir el daño a las 17 víctimas, entre estas Alberto Evans, un anciano que por encontrarse muy mal de salud no estuvo presente ayer en la audiencia de lectura de sentencia.

JUEZ ORDENA PAGAR DOS AÑOS DE INTERÉS

El judicial ordenó también el pago del capital entregado por las víctimas a la empresa International Investment and Financial Services, Inc., propiedad de Montealegre, más dos años de interés al siete por ciento anual, este se pagará según resulte del dinero de la venta, es decir, se cubrirá a medida que alcance.

El monto a pagar es de 3,008,745 dólares, según el judicial.

Montealegre estuvo de acuerdo con lo resuelto por el juez en cuanto al cálculo del interés a pagar pero no así de la sentencia. “Ellos (afectados) hicieron una inversión y creo que merecen un rendimiento, sin embargo nosotros no estamos de acuerdo con la sentencia”, dijo Montealegre, quien insiste que ese juicio no debió ser penal, sino civil.

VÍCTIMAS CELEBRAN
J
Álvaro Montealegre dice que las propiedades decomisadas están valoradas en más de tres millones de dólares, porque en dos de estas se construiría un parque eólico que estaba aprobado por el Ministerio de Minas. LA PRENSA / J. FLORES

En el mismo escenario, las víctimas celebraban junto a la Fiscalía el resultado de la sentencia. “Gracias a Dios que llegó la justicia, aunque tardó tres años, pero llegó y pues estamos pendiente hasta tener el dinero en la mano”, dijo Vilma Evans, hija de Alberto Evans, el anciano que desmejoró su salud, durante el largo proceso judicial.
Montealegre insistió que el Ministerio Público violó sus derechos, al no respetar el acuerdo de mediación al que según él habían llegado cuando pagó a las monjas teresianas y al mismo tiempo ofreció las mismas propiedades en pago, que hoy el juez Séptimo Penal de Juicio de Managua decomisó.

MONTEALEGRE DICE QUE FISCALÍA VIOLÓ SU DERECHO

“Esto ya se había arreglado con la Fiscalía y ellos violaron mi derecho de acuerdo, porque cuando les pagué a las monjas había ofrecido los mismos activos que hoy dicen que decomisan, había ofrecido en pago y ellos insistían que esos activos no tenían valor y ¿cómo ahora sí tienen valor?”, se preguntó el condenado.

Respecto a la venta de propiedades decomisadas, Juan Manuel Guerrero, abogado de Montealegre, dijo que “no sabe cómo harán la liquidación de bienes porque no le pertenecen a Álvaro Montealegre porque son de sociedades anónimas”, dijo el jurista, que insiste que los culpables del caso son las víctimas.

“Si hay culpables son las víctimas por no haber tomado las medidas de autodefensa. Ellos debieron saber que esa empresa no era ninguna institución bancaria, ahora vienen a decir estos señores que los estafaron, cuando por cuatro años estuvieron recibiendo rendimientos”, dijo Guerrero.

Para la fiscal Grethel Fernández, lo más importante que lograron en la sentencia fue el resarcimiento de daños a través del decomiso de las propiedades para su venta inmediata, no así las penas privativas de libertad.

3,008,745 dólares es lo que Álvaro Montealegre y Roberto Bendaña deberán pagar a víctimas, según cálculos realizados por el juez Octavio Rothschuh, en la sentencia condenatoria leída ayer a los procesados.

LO QUE DIJO EL JUEZ

Según la sentencia condenatoria, Álvaro Montealegre captó —a través de la empresa International Investment and Financial Services, Inc.— más de cinco millones de dólares de las 17 víctimas, la mayoría de la tercera edad y enfermos, para colocarlos en sus tres empresas: Almori BPO Service S.A., Café Don Paco y Q farmacia, para luego quebrarlas.

“Lo que hizo esta agrupación de crimen organizado fue intermediación financiera de alta concentración de riesgo, que si no hubieran ocultado información a las víctimas, estas jamás hubieran entregado su dinero”, dijo el judicial.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: