Politóloga mexicana denuncia que fue perseguida en Nicaragua

La politóloga mexicana Viridiana Ríos, quien había llegado a Nicaragua a compilar datos para una investigación sobre crecimiento económico y desigualdad, tuvo que abandonar el país luego de que oficiales nicaragüenses la persiguieran.

Viridiana Ríos fue perseguida por la Policía en Nicaragua. LA PRENSA/Cortesía Universidad de Harvard.

La politóloga mexicana Viridiana Ríos, quien había llegado a Nicaragua a compilar datos para una investigación sobre crecimiento económico y desigualdad, tuvo que abandonar el país luego de que oficiales nicaragüenses la persiguieran.

“Viridiana Ríos, periodista e investigadora mexicana, denunció que tuvo que salir de Nicaragua, esto ante el temor de sufrir una detención arbitraria, ya que a horas de su llegada y sin motivo aparente, comenzó a ser perseguida por la Policía local”, publicó el diario mexicano Excelsior.

Ríos ingresó al país el martes y tuvo que abandonarlo al día siguiente. La académica le detalló al diario mexicano que durante su viaje se percató que policías la seguían y mantenían vigilancia sobre todos sus movimientos.

“La recomendación de las autoridades del Consulado Mexicano fue que mejor abandonara el país, para evitar que se diera un caso como el del estudiante zacatecano, Jobany Torres Becerra, quien fue detenido en Nicaragua bajo acusaciones de simular su propio secuestro”, publicó Excelsior.

Ríos publicó en su cuenta de Twitter: “Enseguida me comuniqué a la @EmbaMexNic en donde me atendieron de manera muy profesional. Me recomendaron salir inmediatamente de Nicaragua”.

CERO ACADÉMICOS

El pasado 14 de junio en la madrugada el gobierno del presidente inconstitucional Daniel Ortega expulsó al profesor estadounidense Dr. Evan Ellis, miembro del Instituto de Estudios Estratégicos del Colegio de Guerra del Ejército de Estados Unidos, cuando iniciaba una investigación local sobre el Canal Interoceánico.

Lea: Ortega expulsa a tres funcionarios estadounidenses

Ambos académicos, previo a su viaje, se habían comunicado por correo electrónico con el editor en jefe de LA PRENSA, Eduardo Enríquez, para conversar sobre los temas que, por separado, estudian.