La Rafaela Herrera del siglo 21

Así como en el siglo 17 Rafaela Herrera se enfrentó y derrotó a los invasores y piratas ingleses, doña Francisca, conocida como doña “Chica Ramírez”, también ya comenzó a enfrentar a los nuevos interventores y piratas chinos

Ley Electoral, Nicaragua, Daniel Ortega

Así como en el siglo 17 Rafaela Herrera se enfrentó y derrotó a los invasores y piratas ingleses, doña Francisca, conocida como doña “Chica Ramírez”, también ya comenzó a enfrentar a los nuevos interventores y piratas chinos, encabezados por Wang Jing, y a defender la soberanía nacional.

Igual podría ser comparada doña Francisca con otros defensores de nuestra soberanía, como los patriotas José Dolores Estrada, Andrés Castro, Benjamín Zeledón y Augusto César Sandino, pero por su condición de mujer, hago una analogía con la primera.
A diferencia de Rafaela Herrera, doña Francisca no porta ni maneja cañones. Sus cañones son la razón y el derecho que le asiste para defender su propiedad y la de sus vecinos contra el gran Canal.

Doña “Chica”, lideresa de la lucha anticanal es una mujer morena y pequeña, pero grande en su  patriotismo, valentía y orgullosa de su sangre indo hispana. Es vicecoordinadora del Consejo Nacional para la Defensa de la Tierra, el Lago y la Soberanía. Ella representa un  símbolo de la lucha anticanal que el actual gobierno pretende construir junto con el pirata chino Wang Jing.

Doña Francisca conoce, igual que algunos entendidos, la Ley 840 y ha instruido a los campesinos de la zona en esta, que apresuradamente aprobó la bancada sandinista. A pesar de no haber completado sus estudios primarios se expresa con fluidez y gran conocimiento de causa, siendo además una digna representante de los pobladores del sector de Nueva Guinea, quienes la apoyan y reconocen como a una de sus líderes.

Tanto ella como sus vecinos campesinos también están dando una gran enseñanza de valentía y coraje al pueblo nicaragüense, y están rescatando además la mística perdida al financiarse ellos mismos las marchas hasta hoy realizadas. Nunca han buscado financiamiento, dice doña Francisca, porque han creído en que el Gobierno les iba a dar respuesta, creyendo en el slogan “el pueblo presidente”. El comité, con doña Francisca a la cabeza, demostró tener un gran poder de convocatoria al lograr reunir, en Nueva Guinea, a miles de personas en la marcha del 22 de abril recién pasado.

Todos ellos, liderados por doña Francisca, están haciendo valer uno de los tres derechos humanos fundamentales, como es el derecho a la propiedad privada, el cual junto con el derecho a la vida y a la libertad fueron claramente definidos y establecidos en el siglo 16 por John Locke, médico británico, ideólogo, filósofo y economista.

Entiendo que doña Francisca tiene dos o tres fincas que suman aproximadamente un poco más de 190 manzanas, compradas, no robadas. Además de trabajar el campo, también es comerciante y aunque no es afiliada, es una digna representante de Upanic y de la Cámara de Comercio. Su patrimonio, al igual que muchos campesinos de la zona, lo ha conseguido por medio de un trabajo tenaz y sacrificado de muchos años, a como se hacen los patrimonios honradamente en el transcurso de nuestras vidas.

A pesar de las amenazas que ha recibido, doña Francisca se mantiene firme en su posición. “La Ley 840 tiene que ser derogada, y nunca me sentaré a negociar a como ha sido la costumbre en Nicaragua”. Como lideresa del movimiento campesino de Nueva Guinea se confiesa orgullosa de defender la soberanía y dice además estar dispuesta a morir, antes que claudicar.

Yo creía que los patriotas habían desaparecido, pero doña Francisca está rescatando también el patriotismo perdido, y ojalá logre implantar la esperanza en el corazón de los nicaragüenses.

El que tiene sueños y esperanzas es dueño de todo, precisamente  por la ilusión que despierta la esperanza y la posibilidad de ver realizados los sueños es lo que le da sentido a la vida.

El autor es médico.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: