Hidroeléctricas no se recuperan de la sequía

Con la entrada del invierno se esperaba que las hidroeléctricas cubrieran un 15 por ciento de la demanda energética; sin embargo esto no ha sido posible porque las fuentes de agua no se han recuperado tal y como se esperaba, explicó Jaime Muñoz, miembro de la Asociación Renovable de Nicaragua.

hidroeléctrica, Centro Humboldt, Asociación Renovables de Nicaragua

Varias hidroeléctricas en el país, han disminuido su caudal. LAPRENSA/ARCHIVO

Con la entrada del invierno se esperaba que las hidroeléctricas cubrieran un 15 por ciento de la demanda energética; sin embargo esto no ha sido posible porque las fuentes de agua no se han recuperado tal y como se esperaba, explicó Jaime Muñoz, miembro de la Asociación Renovable de Nicaragua.

Muñoz asegura que se necesita al menos un mes de lluvia intenso para que estas fuentes se recuperen, pues de lo contrario la energía de las hidroeléctricas no se va a restablecer.

Lea: Diputados tienen prohibido hablar de Tumarín

Según el Centro Nacional de Despacho de Carga (CNDC) las hidroeléctricas están aportando a la matriz energética entre un 5 y 7 por ciento.

“Es muy difícil que las hidroeléctricas funcionen como debe, ser porque perdieron su caudal; el cambio climático afectó fuertemente y es muy difícil recuperarse de dos años de sequía y más aún si no ha llovido lo necesario”, dijo Muñoz.

La cantidad de lluvia que ha precipitado durante mayo y junio de 2016 no ha sido suficiente para la recuperación de las fuentes de aguas superficiales y subterráneas.

“Venimos arrastrando nosotros desde 2013, 2014 y 2015 lo último que se va a recuperar y ¿qué es lo más urgente a recuperar? Es la disponibilidad de agua. La inconsistencia en las precipitaciones, la irregularidad y la violencia con que está cayendo la lluvia, lejos de ayudar, más bien agudiza ciertos problemas”, aseguró Abdel García, oficial de Gestión de Riesgo del Centro Humboldt.

Aunque llueva, hay que tener otros factores como la falta de bosques y los niveles de sedimentación de las fuentes de agua que generan la energía.

“Las hidroeléctricas dependen de muchas cosas, no solo de la precipitación. Para las hidroeléctricas el volumen de agua que se puede escurrir y la parte forestal son fundamentales para controlar las escorrentías, porque de nada vale que a la hidroeléctrica le precipite en la zona de captación de lluvia si hay problemas de erosión, porque todos los sedimentos se van a trasladar a la infraestructura y van a obstaculizar la generación”, dijo García.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: