De Atenas a Helsinki, historia de los Juegos Olímpicos

Primera parte de la historia de los Juegos Olímpicos modernos, que se lanzaron en 1896 en Antenas, donde se originó la justa inicialmente.

JJOO

Jesse Owen fue una gran figura en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936, en los que Adolf Hitler pretendía demostrar la superioridad de la raza aria, pero el estadounidense no se lo permitió. LA PRENSA/DOMINIO PÚBLICO/REPRODUCCIÓN BIBLIOTECA DEL CONGRESO EE.UU.

Primera parte (entre Atenas-1896 y Helsinki-1952) de la historia de los Juegos Olímpicos, cuya trigésima primera edición se disputa en Río de Janeiro entre el 5 y el 21 de agosto.

Instaurados en 1896 por iniciativa del barón francés Pierre de Coubertin, los Juegos Olímpicos modernos fueron herederos de los creados en la Grecia antigua, que se apagaron en el año 392.

1896: ATENAS (6 al 15 de abril)

Grecia, cuna del olimpismo, fue el lógico organizador de la primera edición: 14 países y 245 atletas inscritos, nueve deportes y 43 pruebas en el programa. Los estadounidenses dominaron el atletismo, pero la estrella fue un pastor griego, Spiridon Louis, al ganar el maratón sobre el mismo recorrido utilizado en 490 a. C. por el mítico soldado Filípides para dar cuenta de la batalla de Maratón.

1900: PARÍS (14 de mayo al 28 de octubre)

Superados por la grandilocuencia de la Exposición Universal, disputados a lo largo de cinco meses, estos Juegos desorganizados, en un París de la “Belle Epoque” indiferente, fueron una bofetada para Coubertin quien, además, tuvo que aceptar la participación de mujeres.

1904: SAN LUIS, EE.UU. (1 de julio al 23 de octubre)

La ciudad de San Luis quedaba lejos de todo y la participación fue floja (12 países y 689 deportistas, de los cuales solamente 64 no eran estadounidenses). En un Estado del sur en el que reinaba la segregación racial, las confrontaciones entre negros y blancos quedaron prohibidas. El colmo se alcanzó con la organización de dos “jornadas antropológicas” reservadas para los no-blancos. Dominio absoluto norteamericano: 244 medallas de un total de 289.

1908: LONDRES (27 de abril al 31 de octubre)

El principal recuerdo de estos Juegos es el calvario del maratoniano italiano Dorando Pietri, quien cruzó la meta casi inconsciente sostenido por los jueces, que luego lo descalificarían por haber permitido que lo ayudaran. Una novedad: los competidores desfilaron precedidos por su bandera nacional.

1912: ESTOCOLMO (5 de mayo al 27 de julio)

Los cinco continentes (28 países) estaban representados. El boxeo, prohibido en Suecia, quedó fuera del programa. El héroe de los Juegos fue el indio norteamericano Jim Thorpe, que también tenía sangre irlandesa, quien ganó el decatlón y el pentatlón. Un año más tarde sería suspendido por profesionalismo, al haber ganado 25 dólares jugando al beisbol.

1916

Sin tregua olímpica, la Primera Guerra Mundial impidió la organización de los Juegos.

1920: AMBERES, BÉLGICA (20 de abril al 12 de septiembre)

Unos Juegos voluntariamente austeros tras una cruenta guerra. Ni Alemania ni sus aliados fueron invitados. Por primera vez se soltaron palomas como símbolo de la paz. Aparecieron la bandera y el juramento olímpicos. Revelación de un excepcional corredor finlandés, Paavo Nurmi: tres medallas de oro, en los 10,000 metros y en cross-country, individual y por equipos.

1924: PARÍS (4 de mayo al 27 de julio)

Un año antes de dejar la presidencia del Comité Olímpico Internacional (COI), Coubertin tuvo la satisfacción de ver los Juegos nuevamente en Francia. Participación récord (44 países) y marcas de alto nivel. Se lanzó el lema “Citius, altius, fortius”. Destacó el futuro Tarzán del cine, el nadador estadounidense Johnny Weismuller (3 medallas de oro: 100 y 400 m libres, relevos 4×200 m) y nuevamente Nurmi (5 oros: 1,500 m, 5,000 m, cross-country individual y por equipos, 3,000 m por equipos).

1928: ÁMSTERDAM (17 de mayo al 12 de agosto)

Retorno de Alemania. La llama olímpica se encendió por primera vez. Los estadounidenses desembarcaron con un millar de cajas de Coca-Cola. Las mujeres debutaron en atletismo. Nurmi aumentó su capital (oro en 10,000 m), al igual que Weismuller (100 m libres y 4×200 m).

1932: LOS ÁNGELES (30 de julio al 14 de agosto)

Debido a la depresión económica y a la lejanía de la ciudad estadounidense, la participación fue la menor desde 1908 (1,333 deportistas). La duración de los Juegos, que se mantuvieron sin cambios, fue reducida a 15 días. Primera aparición de la “photo-finish”, de los podios para los tres primeros y de los himnos nacionales para los ganadores. Se estableció un límite de tres participantes por país y por disciplina. A Nurmi, acusado de profesionalismo y descalificado, se le prohibió participar en la víspera de la apertura.

1936: BERLÍN (1 al 16 de agosto)

Juegos al servicio de la propaganda nazi, impulsados por Adolf Hitler para demostrar la superioridad de la raza aria. Jesse Owens, atleta negro estadounidense, le asestó una “bofetada” protagonizando una de las mejores páginas de la historia olímpica al ganar cuatro medallas de oro (100 m, 200 m, 4×100 m y salto en largo). Fue la primera vez que se encendió la antorcha en Olimpia y que los Juegos fueron televisados, localmente.

1940 y 1944

Los Juegos fueron anulados a causa de la Segunda Guerra Mundial.

1948: LONDRES (28 de julio al 4 de agosto)

Alemania y Japón no fueron invitados. Los países comunistas, salvo la URSS, que todavía no se había afiliado al COI, aparecen por primera vez. El domingo no hubo competiciones y la televisión británica BBC pagó 3,000 dólares por los derechos de retransmisión. Por primera vez, la estrella de los Juegos fue una mujer: la atleta holandesa Fanny Blankers-Koen, quien ganó cuatro medallas de oro individuales (100 m, 200 m, 4×100 m y 80 m vallas).

1952: HELSINKI (19 de julio al 3 de agosto)

El calor en la bienvenida a los atletas atenuó los efectos de la Guerra Fría. Los soviéticos debutaron en los Juegos y comenzaron un combate de gigantes con los norteamericanos que duraría 40 años. Pero la estrella llegó de Checoslovaquia: Emile Zatopek, que ganó en 5,000 m, 1,000 m y maratón.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: