Tráfico inteligente y redes SUN

Con la rápida evolución de las TIC, diferentes redes, servicios y dispositivos terminales utilizados por los usuarios finales están requiriendo características más avanzadas y capacidades más complejas. Eso nos lleva a centrar nuestra atención en las Redes Ubicuas Inteligentes (del inglés SUN).

Con la rápida evolución de las TIC, diferentes redes, servicios y dispositivos terminales utilizados por los usuarios finales están requiriendo características más avanzadas y por lo tanto capacidades más complejas. Eso nos lleva a centrar nuestra atención en las Redes Ubicuas Inteligentes (del inglés SUN) que se definen como las redes basadas en IP que puede proporcionar transporte y distribución de una amplia gama de servicios (actuales y futuros) a las personas y al internet de las cosas (IoT) entre otros modelos emergentes de negocios.

Hay capacidades que deben implementarse para llevar a cabo el despliegue de redes SUN, que incluye la sensibilidad al contexto, la conocimiento de contenido, capacidades programables, capacidades de gestión de los recursos inteligentes, red con gestión autonómica y capacidades ubicuas.

La capacidad de sensar el contexto se refiere a la capacidad de detectar cambios en el estado físico de un dispositivo dado. Tal capacidad permite a las redes obtener dinámicamente información de contexto mediante la monitorización de los cambios del mismo. Sin embargo, la sensibilidad al contexto requiere importantes capacidades de reunión de información y convertirla en conocimiento utilizable para la toma de decisiones, tales como la reconfiguración dinámica de las redes, en función de los requerimientos de los usuarios finales, las necesidades de comunicaciones entre máquinas y desde luego entre máquinas y personas, todo ello soportado con una gran capacidad de análisis estadísticos y de procesos estocásticos vinculados tanto a usuarios como a dispositivos y terminales finales.

La gestión dinámica de contenidos se refiere a la capacidad de identificar, recuperar y entregar los mismos. El pleno conocimiento y gestión del contenido en las redes SUN, incluye el descubrimiento de los contenidos, por ejemplo, sobre la base de metadatos, así como el almacenamiento en caché del contenidos y la distribución dinámica del contenido, basado en la carga de tráfico para la optimización del mismo.

Muchos de los nuevos dispositivos y servicios inteligentes aumentan la carga de tráfico en la red, especialmente con los servicios que requieren la transmisión de video a través de redes IP, tales como la TV inteligente.

Hay muchos diferentes parámetros de calidad de servicio, tales como ancho de banda (es decir, tasas de bits en el enlace ascendente y descendente, retardo, jitter, pérdidas, etc., que están estandarizados en la Recomendación UIT-T Y.1541) que se utilizan en las Redes SUN para el Control de Tráfico inteligente y gestión de recursos relacionadas a Funciones específicas de gestión (STCRMF).

La clasificación del tráfico tradicional en las redes basadas en IP en relación con el ancho de banda es en dos categorías principales, que son de banda ancha y de banda estrecha (tasas de bits actualmente por encima de 2 Mbit/s que se consideran como la banda ancha, aunque esta definición es dependiente del tiempo y se está moviendo a velocidades más altas con el tiempo).

En las redes SUN los criterios son más complicados debido a la variedad de servicios inteligentes. Para ese propósito se han definido cinco tipos de ancho de banda, desde el Tipo 0 (hasta 1 kbit/s), hasta el Tipo 4 (por encima de 20 Mbit/s).

Además del ancho de banda, otros parámetros de calidad de servicio importantes en las Redes SUN es la duración del servicio, debido a la inclusión siempre activa y las tasas de bits fija para determinados servicios (por ejemplo, IPTV, juegos en red, cirugía a distancia, etc.). Por lo tanto, en el SOL se han definido cinco tipos de duración del servicio, desde el Tipo 0 (menos de 1 segundo) al Tipo 4 (más de 1 hora). Las redes SUN definen por tanto cuatro clases de tráfico, desde la Clase O a la Clase 3.

La Clase 0 incluye la transferencia de datos de sensores y SMS, por lo que algunos servicios (por ejemplo, un sensor crítico de tráfico) puede requerir más alta prioridad de tratamiento (por ejemplo, para la detección de desastres naturales).

La Clase 1 se dedica a la mayor parte de los servicios públicos tales como la telefonía (es decir, VoIP). La Clase 2 está dirigida hacia los servicios con mayores volúmenes de datos, tales como Web TV, vigilancia por video, descarga de archivos p2p, juegos en red, videoconferencia, Telepresencia, etc. Y la Clase 3 se define para las tasas de bits más altas (más de 20 Mbit/s) y duración más larga (más de 1 hora).

*Consultor
hjalmar.ruiz@rcrconsultores.com

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: