Sobrepeso en mochilas escolares perjudica la columna

Un niño puede cargar entre el 10 y 15 por ciento de su peso y cuando este es sometido a más puede presentar problemas en la columna.

Según la Academia Americana de Pediatría, un niño no debe cargar más del 10 o 15 por ciento de su peso. LA PRENSA/R. FONSECA

La nieta de Gladis Zeledón carga todos los días alrededor de siete cuadernos y siete libros, entre ellos los teóricos y los de ejercicios; afirma que incluso a ella le cuesta un poco cargar con las 14 libras que pesa la mochila de la niña, que apenas cursa el cuarto grado de primaria.

Aunque opina que su educación es más eficiente, porque tiene los textos adecuados, su nieta usa una mochila con ruedas para no perjudicarla con el peso.

Según el doctor Joel Narváez, especialista en Ortopedia, las mochilas de ruedas pueden traer problemas como causar que las muñecas de los niños puedan sufrir dolores y molestias si el mango no tiene la altura adecuada o no es regulable o si los niños llevan una postura incorrecta, pero a pesar de esto se puede alternar y cambiar de brazo haciendo que el peso esté bien repartido, no dejando toda la carga a una sola área.

ambitos columna

CONSECUENCIA DEL EXCESO DE PESO

Un niño puede cargar entre el 10 y 15 por ciento de su peso y cuando este es sometido a más puede presentar problemas en la columna, los cuales empiezan siendo contracturas musculares y en la medida que van avanzando se van acentuando otros problemas en la estructura de la columna, indica el doctor Narváez.

Los músculos paravertebrales, que son los que más cargan, inician en el occipucio y se extienden hasta la región sacra, este es un músculo muy potente que si está sobrecargado va a dar problemas en todo el recorrido de la columna y ya una vez que se crea un problema en la columna aparece un desbalance, entonces inician los problemas a nivel de pelvis.

“La columna es el principal órgano de carga que tenemos”, dijo Narváez y si está sobrecargada inmediatamente comenzará a presentar problemas, primero vienen los problemas musculares, luego los discos intervertebrales, después unas etapas muy avanzadas de desgaste.

Muchos niños para sentir menos peso se inclinan hacia adelante, pero la postura correcta es la erguida-recta, ya que esta es la posición de balance del cuerpo y al irse hacia adelante se está sobrecargando el cuerpo o ciertas áreas de la columna, ya que existe cierta cantidad de músculos que mantienen el equilibrio, indicó Narváez.

Otras de las consecuencias podrían ser dolores musculares, lumbalgia, escoliosis (desviación lateral de la columna vertebral, deformidades a nivel de la columna), asimetría pélvica (sensación de tener una pierna más larga que la otra aunque es la pelvis que está inclinada), lo que produce asimetría en otras partes del cuerpo y eso causa dolor y en las piernas lo que causa son dolores articulares o asimetrías en casos muy avanzados.

EL PESO AFECTA LA ESTATURA

Según el profesor Harvinder Sandhu, cirujano especialista en operaciones de médula espinal en el Hospital de Nueva York, el sobrepeso de las mochilas para un niño influye en su estatura, pues ese peso deja secuelas en la columna, las cuales disminuyen la estatura en varios centímetros.

Un análisis realizado en 2010 reveló que el gran peso en las espaldas comprime la médula espinal y causa agudos dolores de espalda, algo que se va agravando en la etapa de crecimiento.

Los cuadernos y libros que carga diariamente una niña de cuarto grado. LA PRENSA/R. FONSECA
SON NECESARIOS TANTOS LIBROS

Para Josefina Vigil, experta en educación, el objetivo de las escuela es que los estudiantes aprendan lo fundamental y la responsabilidad del sistema educativo y del maestro es crear las condiciones para que eso suceda, para lo que se requiere que los niños cuenten con los recursos para el aprendizaje.

La pedagogía moderna prefiere que los estudiantes tengan acceso a muchos textos y materiales, en lugar que un solo libro de texto, pero esos textos —variados y numerosos— deberían estar en el aula de clase y llevarse a casa únicamente aquellos que serán necesarios para desarrollar los trabajos, apunta Vigil.
Lo idóneo, para Vigil, sería muchos textos con enfoques diversos para cada asignatura, a los que todos los niños pueden acceder, aunque las escuelas deberían tener condiciones para que los niños dejen guardados sus textos con la seguridad requerida.

Otro punto importante, señala Vigil, es el tipo y cantidad de tareas que se dejan en casa, pues muchas veces son repeticiones de lo que se hizo en la jornada de la escuela, en lugar de ser espacios para completar y enriquecer con otros materiales y fuentes los aprendizajes de aula y que para las tareas en casa se debería aprovechar que los niños usen otras fuentes, como la comunidad, las bibliotecas públicas incluso el internet.

La mochila pesa 11 libras y la usa una niña de primer grado. LA PRENSA/R. FONSECA
MOCHILA CON RUEDAS, UNA MEJOR OPCIÓN

El pediatra David de Trinidad dijo que la Academia Americana de Pediatría afirmó que los niños no pueden cargar más del 10 o 15 por ciento de su peso, también afirma que las mochilas con ruedas son más útiles pero que el soporte de la columna ya es capaz de aguantar cuando el niño está entre los 8 y 11 años de edad, pero sin que este sobrepase lo establecido.

USO CORRECTO DE LAS MOCHILAS

1. Usar mochilas con correas anchas y con respaldo acolchado.

2. Optar por usar mochilas con ruedas, evitando tirar de ellas al bajar o subir escalones.

3. Mantener la columna recta y no curvada.

4. Limitar el peso y evitar cargar útiles innecesarios, ya que ante tanto peso el niño se ve obligado a doblar hacia adelante la columna vertebral o flexionar hacia el frente la cabeza y el tronco para compensar el peso.

5. Utilizar las dos manos para coger la mochila, doblar las rodillas e inclinarse para levantarla.

6. Evitar que el niño cargue la mochila con mucho peso durante más de 15 minutos.