Economía de Nicaragua frente a altos riesgos

4.9 % es el crecimiento económico que el año pasado experimentó la economía de Nicaragua, según informó el Gobierno y que la Cepal recoge en su informe.

Según la titular de la Cepal, Alicia Bárcena, el escenario actual tiene “fuerte conexión con el clima económico mundial”, que sigue siendo sombrío en particular por la “lenta recuperación” de la economía europea. LA PRENSA/EFE

Nicaragua crecerá 4.5 por ciento este año, según proyectó ayer la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), al tiempo que advirtió que las economías que logren crecer deberán sortear los múltiples riesgos de la economía mundial que provocará que el hemisferio caiga 0.8 por ciento.

Según las previsiones de la Cepal —que ayer presentó en Santiago de Chile su estudio económico de América Latina y el Caribe 2016—, además del deterioro en los precios de exportación de las materias primas, la economía mundial continuará siendo afectada por la expansión lenta del comercio, “el cual no ha logrado recuperar los niveles registrados antes de la crisis financiera global”.

A los riesgos antes descritos se suma una mayor incertidumbre y volatilidad financiera internacional, “que han aumentado tras la decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea (el llamado ‘Brexit’). Esto último también ha generado mayores riesgos al crecimiento futuro del mundo”, precisa la Cepal en su estudio.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, explicó que “la capacidad de los países para acelerar el crecimiento económico depende de los espacios para adoptar políticas que apoyen la inversión. Estas políticas deben acompañarse con esfuerzos para cambiar la conversación entre el sector público y las empresas privadas. Aumentar la productividad es también un desafío clave para avanzar en una senda de crecimiento dinámico y estable”.

27JulInfoActivosLatAm

Ampliar infografía aquí

Centroamérica escapa de deterioro

Y mientras América del Sur muestre signo de contracción (-2.1 por ciento) más profunda, Centroamérica escapará de ese deterioro al crecer 3.8 por ciento.

Este crecimiento en el istmo se debe “al impulso derivado de una mejora en sus términos de intercambio, producto de un menor precio de los hidrocarburos, la recuperación de su demanda externa e interna y un aumento de los ingresos por remesas”.

Del estudio se desprende que Centroamérica se ha visto favorecida por la lenta recuperación de Estados Unidos, lo que ha permitido la salida de mayores volúmenes de remesas y mayor emisión de turistas a los países de la región, que “si bien distan de llegar a las cifras anteriores a la crisis financiera de 2008, han dado un impulso suficiente para mantener un crecimiento sostenido de la actividad económica”.

Otro elemento favorable para la región es “el mayor espacio de política monetaria impulsado por las menores presiones inflacionarias que, en general, caracterizan a la mayoría de las economías de esa subregión”.

“Ante la contracción económica, la región necesita un cambio estructural progresivo con un gran impulso ambiental que promueva un desarrollo basado en la igualdad y la sostenibilidad, tal como lo hemos propuesto en nuestro documento institucional Horizontes 2030: la igualdad en el centro del desarrollo sostenible, que presentamos en México en mayo pasado”, agregó Bárcena.

América del Sur cae

En América del Sur, Argentina, Brasil, Ecuador y Venezuela mostrarán tasas negativa, siendo la economía bolivariana la más dañada con un retroceso del ocho por ciento, el peor desempeño en el hemisferio.

“La actual coyuntura ha sido particularmente difícil para las economías de América del Sur, pues este sería el período recesivo más intenso y prolongado que se ha registrado desde la crisis de la deuda en 2009”, afirma el organismo.

 

4.9 %  es el crecimiento económico que el año pasado experimentó la economía de Nicaragua, según informó el Gobierno y que la Cepal recoge en su informe.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: