Enel compra acciones de Tumarín y el INE “no sabe”

Desde el 22 de julio las acciones de Eletrobras que tenía en Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua pasaron a manos de la Empresa Nicaragüense de Electricidad y de la empresa distribuidora de energía (Disnorte-Dissur).

Tumarin, INE, Enel

Entre las pocas cosas que hizo CHN se encuentra la vía hacia la comunidad de San Pedro del Norte, en Río Blanco, departamento de Matagalpa, donde se construirá el proyecto hidroeléctrico Tumarín. LAPRENSA/ARCHIVO

Aunque el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) forma parte de la Comisión Negociadora del Proyecto Hidroeléctrico Tumarín (Conephit), este martes el presidente del ente regulador, David Castillo, dijo no saber sobre la compra de acciones de Central Hidroeléctrica de Nicaragua (CHN) por parte de Enel y Disnorte.

“Según las noticias que hay públicas, es oficial que ya se dio una venta, es lo que dicen los medios, no puedo confirmarlo porque no estoy en esa negociación, pero los inversionistas privados tienen el derecho de vender sus acciones, eso no cambia el contrato”, dijo Castillo.

Desde el 22 de julio las acciones de Eletrobras (Centrales Eléctricas Brasileñas) que tenía en Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN) pasaron a manos de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (Enel) y de la empresa distribuidora de energía (Disnorte-Dissur).

El titular del INE se limitó a decir que una vez que se compran las acciones de una empresa como Tumarín, se adquieren todos los compromisos, sean buenos o malos.
“Tumarín no ha muerto, ahí está, va seguir, nadie dijo que no iba a seguir, el que compra asume ese compromiso y cualquier compromiso que tenga Centrales

Hidroeléctricas de Nicaragua, independientemente sea quien sea el dueño, siguen siendo los mismos compromisos”, sostuvo Castillo.

Para el diputado Carlos Langrand, de la Bancada Alianza Partido Liberal Independiente (Bapli), el rol del INE en la Conephit es ver el precio de compra que contrata el distribuidor y el desarrollador, pero con la compra de acciones de la distribuidora, “habrá un conflicto de intereses, siendo (Disnorte -Dissur) distribuidora y generadora, estaríamos en sus manos y en presencia de un probable monopolio futuro”.

Lea: Proyecto Tumarín en Nicaragua se queda sin fondos

ESTABAN EN QUIEBRA

Por su parte, César Zamora, presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN), dijo que hay más preguntas que respuestas en este caso, pues todas estas negociaciones se han hecho a discreción.

“A mí me sorprende, siempre nos han dicho que Disnorte y Enel son empresas que están quebradas, siempre se nos dijo que no se podía tener una reducción mayor en la tarifa porque Disnorte no tenía dinero y se le trataba con guantes de seda, pero ahora salen comprando las acciones de Tumarín”, comentó Zamora.

Cuando LA PRENSA le preguntó a Castillo, acerca de las garantías de cumplimiento de Tumarín, dijo: “Eso es materia del MEM (Ministerio de Energía y Minas) porque son concesiones, yo no me quiero meter en eso”.

Langrand dijo que en este caso, debió ejecutarse la garantía, y declararse nula o extinguida la concesión, para luego replantearse proyectos alternativos o hacer una licitación pública, sin embargo, explica que desde que el proyecto inició se ha manejado bajo discreción.

A Castillo también se le preguntó ¿cuántas acciones había comprado Enel?, y ¿cuántas acciones la distribuidora Disnorte? pero dijo que no sabía. “Yo no sé, pero sí hay que recordar que Enel tenía el diez por ciento de las acciones”, añadió.

El proyecto hidroeléctrico fue concebido en 2009 y fue reprogramado en más de nueve ocasiones. El mismo estaba previsto a ser entregado en 2019.

Lea además: ¿Tumarín en la mira de Albanisa?

VENTA SILENCIOSA

En el comunicado expuesto en la página web de Eletrobras dice: “Centrales Eléctricas Brasileñas S/A (Eletrobras) informa a sus accionistas y al mercado en general que el 22 de julio de 2016 las Centrales Hidroeléctricas de Centroamérica (CHC), en el que la compañía posee el 50 por ciento del capital social, vendió todas las acciones de su subsidiaria Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), que tiene la concesión del proyecto hidroeléctrico Tumarín, ubicado en Nicaragua, con una capacidad instalada de 253 megawatt, para un total de 44.2 millones de dólares.

La compañía brasileña era dueña del 45 por ciento de CHN, junto con el consorcio Queiroz Galvão (45 por ciento) y el Estado de Nicaragua (10 por ciento).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: