Dejan el campo para aprender otros oficios en Diriamba

Muchas personas en la comunidad de Santa Rosa, Diriamba, dejan de hacer sus tareas en el campo para asistir a clases de Pastelería.

Pobladores de Santa Rosa y de otras zonas cercanas buscan otras alternativas para sobrevivir. LA PRENSA/M. GARCÍA

Muchas personas en la comunidad de Santa Rosa, Diriamba, dejan de hacer sus tareas en el campo para asistir a clases de Pastelería, que se imparten de lunes a miércoles en la panadería comunal.

Ana Sofía Martínez, de 32 años, es la educadora y trabaja para el Instituto Nacional Tecnológico (Inatec) Ricardo Morales Avilés.
Los grupos son de veinte miembros, que vienen de zonas del río La Flor, La Chota y Barranco Bayo. Algunos recorren hasta diez kilómetros a pie para recibir dos horas de clase.

“En este curso de Pastelería nosotros tenemos demasiada demanda, hay protagonistas que no van a poder ser incluidos, porque el límite son veinte, ahorita no hay cupos, pero puede ser en una segunda etapa”, refirió la docente.

Doña Karla Calderón es originaria de Santa Rosa y comentó que lleva dos años de participar en los cursos que ofrece el Inatec.

Se graduó primero como técnico de campo, que le permitió conocer un poco más sobre el ganado mayor y menor que hay en su casa, luego se inscribió en los cursos de Pastelería, Néctares y Conservas.

Esta humilde mujer, madre de tres chavalos, expresó que decidió volver a estudiar porque los cursos llegan hasta su comunidad y son gratis. “La vida es una escuela y nunca dejamos de aprender. Por ejemplo, con las clases de Repostería, cuando se promocionan mis hijos, cumpleaños o cuando se celebra el Día del Padre o de la Madre, ya eso no me lo saco del bolsillo, mi economía no será afectada”, expresó.

80 personas se inscribieron en los cursos de Repostería, elaboración de mermeladas, néctares, escuela técnica de campo, entre otros. El Inatec les facilita todos los insumos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: