“No tirar la toalla antes de tiempo”

Ante cientos de miles de peregrinos presentes en la ceremonia de acogida, el papa Francisco desafío a los jóvenes que participan de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Cracovia 2016 a no jubilarse antes de tiempo.

El papa Francisco exhortó a los miles de jóvenes que se congregan en la Jornada Mundial de la Juventud a no tirar la toalla y les exhortó a buscar a Jesucristo. LA PRENSA/ AP

Ante cientos de miles de peregrinos presentes en la ceremonia de acogida, el papa Francisco desafío a los jóvenes que participan de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Cracovia 2016 a no jubilarse antes de tiempo, a “no tirar la toalla antes de empezar el partido” ni andar con la cara triste aburridos, “aburriendo” a otros.

“Me preocupa ver a jóvenes que ‘tiraron la toalla’ antes de empezar el partido. Que están ‘entregados’ sin haber comenzado a jugar. Me duele ver jóvenes que caminan con rostros tristes, como si su vida no tuviese valor. Son jóvenes esencialmente aburridos… y aburridores, que aburren a los otros; y esto me duele”, dijo el pontífice a los miles de jóvenes de todo el planeta.

El santo padre dijo asimismo que “es difícil, y a su vez cuestionador, por otro lado, ver a jóvenes que dejan la vida buscando el ‘vértigo’, o esa sensación de sentirse vivos por caminos oscuros, que al final terminan ‘pagando’… y pagando caro”.

“Piensen en tantos jóvenes que ustedes conocen a tantos jóvenes que han elegido este camino. Cuestiona ver cómo hay jóvenes que pierden hermosos años de su vida y sus energías corriendo detrás de vendedores de falsas ilusiones. Hay de esos vendedores de falsas ilusiones (en mi tierra natal diríamos ‘vendedores de humo’), que les roban lo mejor de ustedes mismos. Y esto me duele”, reflexionó el papa latinoamericano.

JESÚS, LA MEJOR PASIÓN  A LA VIDA

Para ser plenos, continuó Francisco, “para tener fuerza renovada, hay una respuesta que no se vende, que no se compra; una respuesta que no es una cosa, que no es un objeto, es una persona: se llama Jesucristo. ¡Un aplauso para el Señor!”

“Jesucristo, ¿se puede comprar? Jesucristo, ¿se vende en las tiendas? Jesucristo es un don, es un regalo del Padre, el don de nuestro Padre. Jesucristo es un don”, subrayó el papa.

“Jesucristo —resaltó el Pontífice— es quien sabe darle verdadera pasión a la vida, Jesucristo es quien nos mueve a no conformarnos con poco y a dar lo mejor de nosotros mismos; es Jesucristo quien nos cuestiona, nos invita y nos ayuda a levantarnos cada vez que nos damos por vencidos. Es Jesucristo quien nos impulsa a levantar la mirada y a soñar alto”.

JESÚS MISERICORDIOSO

El papa explicó luego que es Jesús quien invita a todos a vivir la “aventura de la misericordia”, como hicieron María de Betania y María de Nazareth.

“Señor lánzanos a la aventura de la misericordia, a la aventura de construir puentes y derribar muros (cercos y alambres), lánzanos a la aventura de socorrer al pobre, al que se siente solo y abandonado, al que ya no le encuentra sentido a su vida. Lánzanos a acompañar a los que no te conocen y decirles, lentamente y con mucho respeto tu nombre y el porqué de mi fe”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: