A leer autores nicas

Un grave error que se comete es asignar la lectura y análisis de una obra clásica de un día para otro como tarea en casa donde muchas veces es el padre de familia quien hace el trabajo que su hijo debe entregar y con esto no se logra un aprendizaje significativo.

Marta Díaz. LA PRENSA/JORGE TORRES

Marta Díaz. LA PRENSA/JORGE TORRES

En el sistema educativo nicaragüense los contenidos programáticos de la asignatura lengua y literatura
incluyen actividades de lectura y análisis de gran variedad de textos como parte de la formación y el conocimiento que los jóvenes deben adquirir durante su vida académica.

Es importante destacar que los docentes planifican estas actividades tomando como referencia el Currículo Nacional Básico, el programa de la asignatura así como las guías y orientaciones metodológicas que el Ministerio de Educación facilita a cada uno para elaborar su plan de clases que le sirven como una herramienta diaria para el proceso enseñanza-aprendizaje.

La gran interrogante es: ¿Quién elabora este currículo? ¿Quién elabora los programas de asignaturas? Parece que se adoptan modelos de otros países donde se impone desde los primeros años de secundaria la lectura de obras clásicas de gran extensión, con contenido filosófico, de gran complejidad, difícil de comprender para un niño de 12 o 13 años.

Un grave error que se comete es asignar la lectura y análisis de una obra clásica de un día para otro como tarea en casa donde muchas veces es el padre de familia quien hace el trabajo que su hijo debe entregar y con esto no se logra un aprendizaje significativo.

Los grandes pensadores que elaboran los programas de estudio pocas veces incluyen obras de literatura nicaragüense, muchos autores son desconocidos, se pierde la riqueza y el gusto de leer obras escritas por pluma nica adaptada al contexto y la realidad que se vive en el país.

Es importante conocer de literatura universal pero es más fácil para el estudiante leer y analizar textos donde se le permita conocer su origen, costumbres y tradiciones a través de la lectura porque es lo que vive a diario, de esta manera se mantiene el interés y deseos de aprender más de su país.

Como maestros y formadores de nuevos ciudadanos se debe fomentar el hábito de leer libros de autores nicaragüenses, conocer su obra, analizarla dentro y fuera de las aulas de clases es hora de explotar todos esos recursos literarios, poetas, cuentistas y escritores que aún se encuentran escondidos en algún rincón de Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: